1 de junio de 2009

Fueron 5 minutos

Ay! hermano Valentín! ¡como quisiera tener un hacha para talar el árbol de la injusticia! Dos hachas no son gran cosa, pero juntos ya veremos! si somos muchos talando, ¡capaz que tiemble hasta el cielo!


Anoche en el programa de Maria Laura Santillán estaban los candidatos a diputados nacionales: Heller, Michetti, Sabatella, Stolbizer, Solanas desgranando ideas, diciéndole a la gente porque lo tienen que votar. Cada uno con sus verdades y con sus proyectos. Se habló del país que todos queremos y de las transformaciones que son necesarias, poniendo como ejemplo la reestatización de Aerolíneas Argentinas y llegando a los ferrocarriles.

En ese momento pensé que de estas cosas hasta el 2003 no se hablaba, no se discutían. Es merito entonces del kirchnerismo traer a escena temas de debate. Y lo hace de la mejor manera: ejecutando políticas públicas.

5 minutos fueron suficientes para destruir Hiroshima con la bomba atómica.

5 minutos fueron suficientes para que Carlos Menem con su firma en el decreto de desregulación de la economía destruyera años de trabajo (en todos los aspectos) de los habitantes de Argentina. De esto, obnubilados por la fantasía e ilusión monetaria del 1 a 1 de la convetibilidad, no se hablaba; fuimos asumiendo que cientos de pueblos del interior se quedaran sin trenes, por ejemplo; o que miles de pequeños productores se conviertan de la noche a la mañana en hombres funcionales a los que acumulan capital y poder.

En honor a la verdad, el escenario previo fue el PLAN BONEX. En un abrir y cerrar de ojos, papelitos reemplazaron a las inversiones en pesos en el sistema financiero nacional. No tengo las cifras aqui, pero sería suficiente buscar los censos de 1991 y 2001 y comparar el crecimiento de los asentamientos en los grandes centros urbanos para descubrir la formidable migración interna en busca de trabajo y de comida, luego que se destruyeran las economías regionales.

Entonces, esta bien la preocupación de Pino Solanas y de Margarita Stolbizer, pero también estaría bien reconocer que muchos hicieron como el avestruz cuando esconde la cabeza y que muchos ahora deberían hacer un mea culpa.

De lo que se trata es de devolverle al país los miles puestos de trabajo que se perdieron, devolverle el crédito a los productores y emprendedores que siguen buscando y buscando. Si entienden esto, comprenderán entonces el porque de la ejecución de las políticas públicas. Comprenderán porque es más útil para el país que los fondos recuperados por el ANSeS estén en el circuito de la generación de trabajo.

En Junio del 2002, el riesgo país estaba en 7.174 puntos, hoy estamos en 1.271 después de haber tocado los 180 puntos en Enero de 2007. Ese es el camino: ir al equilibrio y al trabajo comprometido con la realidad que duele y que urgente cambiarla. Ojalá que lo que escuché anoche de los candidatos opositores no sean solo declamaciones.

El futuro es nuestro por prepotencia de trabajo. Hoy, estamos solos. Que las mezquindades no impidan que seamos cientos.

Nos vemos

3 comentarios:

Marcelozonasur dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcelozonasur dijo...

En esta época de tanta bajeza opositora, me pregunto cuanto mejor andariamos si todos nuestros políticos, los opositores específicamente, tiraran para adelante y no pusieran tanta piedra en el camino.

Venimos mal desde que nacimos. Hay un sector que no quiere entender que no son iluminados, no se quieren someter a una condición de igual.

Stolbitzer se puede preocupar todo lo que quiera, pero ella misma confeso que había hablado con las patronales estancieras desde diciembre para ponerse de acuerdo en el 2009 y hacer quilombo... es cierto que les salió redondito por la falta de tacto del gobierno, pero la mina es un comando civil más.

Pino? marchando a la par de Buzzi pidiendo por los sojeros...

Michetti... un mamarracho. Recién la vi por América... 12.30 del mediodía, yo llevo 6 horas despierto... la mina con cara de dormida todavia!!! no jodamos!!! son vagos.

Así es normal sentirse solo.



PD: M.L. Santillán es DETESTABLE. Preferí ver como A. Fernández les daba una paliza descomunal a los tres títeres del narcocolo en américa.

el filomata dijo...

Marcelo, coincido con Ud. Cuando digo que esconden la cabeza como el avestruz y la necesidad que muchos hagan un mea culpa, lo digo por Solanas, Stolbitzer y Michetti. Creen que toda esta miseria nació de un repollo y que la solución se compra como un preservativo.

Hay que caminar la calle carajo para darnos cuenta en el territorio como esta el país que, seguramente, ellos ni siquiera conocen.

Un fuerte abrazo.