3 de mayo de 2009

El gran simulador

Muchos peces utilizan el camuflaje para pasar desapercibidos ante la vista de los depredadores pero ninguno de ellos logra mimetizarse tan bien como el fantástico pez esponja.

Este pequeño habitante de los mares cálidos que apenas alcanza los 30 cm. de talla máxima no sólo toma perfectamente el color de la esponja que viven en el arrecife sino que su piel imita la textura espongiaria hasta el punto de hacer que la diferencia sea irreconocible al tacto.

Lejos de ser un inocente pececito, el pez esponja es un carnívoro despiadado. Cualquier pez pequeño que lo confunda con una esponja y pasee delante de su boca será sorprendido por un rápido movimiento que lo enviará directamente al estómago del camuflado depredador antes de que caiga en la cuenta de lo que está pasando. Este asombroso mimetismo también le sirve para ocultarse de quienes se pudieran alimentar de su blanda carne. Es por eso que el quedarse quieto es absolutamente fundamental para pasar desapercibido. Todo en la vida de un pez esponja es sumamente lento, salvo el movimiento corto y rápido que se requiere para atrapar la comida diaria, después de la que tomará una muy larga siesta.

El perfecto camuflaje de este pez está lejos de ser rápido y adaptable. Como en un arrecife hay muchas esponjas del mismo color, el pez puede saltar de una a otra a su antojo, pero si tuviera que mudarse a una zona donde hubiera esponjas de color diferente al suyo tardaría cerca de un mes en asumir el color de sus nuevos anfitriones. Es por eso que los peces esponjas no son proclives a “cambiarse de barrio” muy a menudo. En ese lapso de tiempo está expuesto al ataque de los depredadores y lo que es peor, está prácticamente condenado a pasar hambre ya que su figura se hace visible. Claro está que ante tan poco movimiento y tan poca energía gastada a lo largo del día, no requiere de grandes cantidades de alimento para sobrevivir.

El pez amarillo de la foto está posado sobre una esponja roja y todavía no ha iniciado el proceso de cambio de color. Si estuviera posado sobre una esponja amarilla sería absolutamente invisible. Es por eso que, acostumbrado a esa invisibilidad, no se preocupa en absoluto por la presencia de una mujer buzo a pocos centímetros de él ya que confía en que ella no lo verá.

Después de todo la gente ve lo evidente, lo que se distingue. Son muchos menos quienes buscan entre las cosas pequeñas a los grandes misterios. Serán ellos quienes se sorprendan alegremente cuando, al acercarse a una inocente esponja marina, vean un ojo que los mira atentamente. Habrán descubierto al gran simulador del mar.

En la arena política también estan los simuladores. Yo le pongo nombre al gran tartufo socialista: Hermes Juan Binner. Simula acompañar a Giustiniani en la campaña y esta haciendo su campaña para el 2011. Simula premiar a Alicia Ciciliani (vice ministra de trabajo de la provincia) y se la esta sacando de encima porque no le resuelve ningún conflicto. Simula sus ambiciones de reelección, por eso pide reformar la constitución. Lo que es peor: simula gobernar.

Nos vemos.


PD.: Hay otros simuladores, ponele nombre.

7 comentarios:

Diego dijo...

Pechito Giustiniani, el gran simulador, cuando está en Santa Fe es progresista, pero cuando está en BsAs es un liberal mas.

Ismael dijo...

Reutemann, sin dudas

Anónimo dijo...

Felipe Sola

Armando

Anselmo dijo...

El boluudo de Luis Jueez

Hal dijo...

la mayor parte del elenco K, empezando por el compañero Néstor

johnny monsanto dijo...

Perdón, y no es para que se enoje, pero en este pais nadie simuló tanto gobernar como Cristina, quien mientras anunciaba canjes de calefones, bicicletas y demás temas menores, su marido repartía guita a troche y moche a intendentes y gobernadores afines, viajó a actos electorales en el avión presidencial, autoriza o no con su delfin Etchegaray exportaciones, etc.

johnny monsanto dijo...

Ah, me olvidaba, nadie simuló tanto con un tema tan delicado como Néstor, al autoproclamarse paladín de los DDHH, cuando nunca le importó lo que sufrían sus compañeros encarcelados y torturados mientras el se hacía millonario en el sur.