27 de mayo de 2009

La secta socialista

Dice con respecto a la Libertadora y al Peronismo Americo Ghioldi: "la presente es una revolución (la libertadora) porque estamos en trance de cambiar el estilo de vida de la República. Perón ha hecho algo más que tiranizar, robar, adulterar la constitución y hacerse idolatrar por las masas: Perón ha hecho un esfuerzo -e intepreto que parcialmente lo ha logrado- de modificar la sustancia argentina, de transformar el modo de ser la vida nacional"

La agresión a Rossi en manos de militantes y candidatos socialistas (en realidad, radicales venidos a socialistas) ha provocado reacciones de propios y extraños. “Fue un acto deleznable, tenemos que buscar el diálogo ante opiniones diferentes, toda actitud violenta genera más violencia. La respuesta nunca es paños fríos, sino más violencia, y nosotros debemos aspirar a una sociedad más democrática, más participativa y más transparente” Estos son los dichos de Binner, el mismo que le ha pedido a los productores de Reconquista "cargar contra el gobierno nacional y castigarlo en las urnas"

No sería necesario historiar sobre un partido como el de marras, sino fuera porque este pequeño grupusculo quiere darnos a los justicialistas cátedra de justicia y democracia cuando a traves de su historia lo único que han aportado es resentimiento y odio hacia las mayorías populares de Argentina. No solo fuimos los peronistas sus víctimas sino también -y hay que recordarlo- los radicales quienes sufrieron sus improperios y descalificaciones. Como hoy los radicales son un furgon de cola de los émulos de Juan B. Justo no estará demás recordarles a lo militantes del primer movimiento nacional, lo que pensaban de ellos los socialistas argentinos a principios del siglo 20.

De Juan B. Justo a Rubén Giustiniani y Hermes Juan Binner los lideres socialistas han creído poseer un saber al que el pueblo de nuestra patria no podía acceder; sus incomprensibles conceptos eran y son rechazados por las mayorías de nuestro pueblo sin que se les mueva un solo pelo: la auto-crítica no es uno de sus puentes fuertes.

Pero seamos honestos, entre Juan B. Justo y Ruben Giustiniani media la misma diferencia que puede existir entre Lisandro de la Torre y Carlos Favario sería una falta de honestidad de nuestra parte no remarcar esto; Justo fue un individuo profundamente equivocado, sin mala intención: Giustiniani solo es un rosquero universitario que después de ser un alumno crónico en ingeniería cree que la política argentina es su universidad y Hermnes Juan Binner es un producto mediocre de la alquimia socialista. ¿Como entender sino el apoyo del secretariado general del socialismo a la ley de flexibilización laboral "Banelco" sin que se les caiga la cara cuando hablan? ¿como hablar del modelo neoliberal y apoyar la política de Domingo Cavallo?

El justicialismo produjo la revolución más importante del siglo 20: la de la justicia social, haciendo participar a lo trabajadores en un 50% de la renta nacional; los émulos de Alfredo Palacios, mientras haciamos la transformación social más grande nuestra historia no trepidaban en aliarse con la oligarquía nativa. Si algo marca la historia socialista es la más completa disociación entre los hechos y las palabras; hablar de los derechos de los trabajadores y unirse a gobiernos declaradamente antiobreros; declamar la vigencia de la libertad y apoyar fusilamientos de trabajadores obreros de 1956, acción que quedó en la memoria colectiva con las infames palabras de Americo Ghioldi: "se acabó la leche de la clemencia".

Estos personajes se rasgan las vestiduras por los errores de los gobiernos justicialistas de la provincia de Santa Fe elegidos democráticamente por el pueblo santafesino, no hacen la más mínima auto-crítica por su participación en todas la dictaduras militares ni de la alianza comandada por Fernando De la Rúa que llevó a la República al luto democrático mas grande su historia.

Nos vemos


Fuente: "La Secta Socialista" - Lagna y Battistoni, Venado Tuerto, 2006

5 comentarios:

MP dijo...

Excelente post! hay que desenmascarar a estos farsantes históricos que se las dan de demócratas y han participado de todas las acciones antipopulares y antinacionales de nuestra historia reciente.
Felicitaciones por el post. Un fuerte abrazo.
Mario

Hal dijo...

"¿como hablar del modelo neoliberal y apoyar la política de Domingo Cavallo?"
Che, no queda claro si está hablando de los socialsitas o de los líderes del PJ. Y tenga en cuenta que, así como los justicialistas produjeron "la revolución más importante del siglo 20" (supongo que eso se limita a nuestro país), también fueron justicialistas quienes desmontaron la mayor parte de las estructuras originadas en aquella "revolución".
Por otro lado, no se olvide que en la Dictadura hubo una cantidad nada desdeñable de funcionarios justicialistas.

el filomata dijo...

Hal, los socialistas luego de descalificar al radicalismo y preparar el ambiente golpista de 1930, perdieron el rumbo cuando aparece el peronismo; en vez de sumarse a nuestro proyecto dignificando a los trabajadores y lograr la independencia nacional nos combatieron arteramente. Fueron el ala izquierda de la oligarquia, Intentaron destruirnos por todos los medios, aplaudieron los bombardeos y masacres de obreros, no tuvieron limites a la hora de hacernos padecer los peores tormentos. Con tal que nos fueramos del poder, colaboraron con todas las dictaduras militares. El epílogo fue su colaboración con el proceso militar de 1976 al que enriquecieron con funcionarios y embajadores.

La invencible provincia de Santa Fe fue y será peronista.

Mis respetos Hal.

Mario querido, un abrazo militante. No bajemos los brazos. Viva Perón!!

Andrés el Viejo dijo...

Es posible que en la dictadura haya habido funcionarios políticos de origen justicialista, pero honestamente no consigo recordar un nombre. En cambio, los funcionarios de origen radical y socialista fueron tantos que podría citar a unos cuantos.
Saludos

Hal dijo...

Pero, Filómata, los socialistas no nacieron siendo eso que usted describe y, ciertamente, no lo son ahora tampoco (por lo menos, no de manera mayoritaria). El parangón entre Binner y Ghioldi tiene tanto de válido como el que podría hacerse entre Cristina Kirchner e Isabel Perón.
Además, con casi 180 intendentes de origen peronista -equivalentes al 25 por ciento de los jefes comunales con tendencia política definida- durante la Dictadura, con los decretos de exterminio, con la Triple A, con los burócratas sindicales que "marcaban" delegados, etc., está complicado ponerse en el lugar de censor. Y, en tren de hacer historia, le recuerdo que nadie fue más efectivo que el propio pejotismo a la hora de desmontar aquel viejo proyecto que dignificaba a los trabajadores y bregaba por la independencia nacional.
Por otro lado, decir que Santa Fe es peronista tiene, a esta altura del partido, tanta relevancia como decir que es alsinista, mitrista o yrigoyenista. Busquemos categorías que sean un poco más descriptivas y actuales, che.
Cordiales saludos.