3 de marzo de 2010

Vienen dos años de desafíos

Sin leer y con al­gu­nos pa­sa­jes de to­no co­lo­quial, la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez des­gra­nó ayer an­te la Asam­blea Le­gis­la­ti­va los éxi­tos de la ges­tión kirch­ne­ris­ta,?en un dis­cur­so que fue tan aplau­di­do y elo­gia­do por los le­gis­la­do­res ofi­cia­lis­tas, co­mo cri­ti­ca­do por sus acé­rri­mos opo­si­to­res, quie­nes a par­tir de aho­ra y por dos años, con­tro­la­rán el Con­gre­so de la Na­ción.

En 27 años de de­mo­cra­cia re­cu­pe­ra­da, cin­co pre­si­den­tes de la Na­ción, an­tes que Cris­ti­na, de­bie­ron cum­plir es­te ri­tual re­pu­bli­ca­no que im­pli­ca ren­dir cuen­tas al Par­la­men­to y ade­lan­tar sus pla­nes de go­bier­no, al inau­gu­rar un pe­río­do de se­sio­nes or­di­na­rias. Ca­da uno le­yó a su tur­no ex­ten­sos y a ve­ces?en­go­la­dos dis­cur­sos, pe­ro nin­gu­no co­mo Cris­ti­na Fer­nán­dez de­bió en­fren­tar el im­po­nen­te re­cin­to de los di­pu­ta­dos en un mar­co de tan­ta ten­sión po­lí­ti­ca y sen­ta­da jun­to a un vi­ce­pre­si­den­te que jue­ga en con­tra, aun­que a ve­ces aplau­da.

Ni si­quie­ra las pre­sio­nes que su­frió Raúl Al­fon­sín de par­te del sin­di­ca­lis­mo pe­ro­nis­ta pue­den com­pa­rar­se con la vi­ru­len­cia de una en­va­len­to­na­da opo­si­ción po­lí­ti­ca uni­da con el ob­je­ti­vo co­mún de des­gas­tar al go­bier­no kirch­ne­ris­ta.

Car­los Me­nem lle­vó ade­lan­te la más for­mi­da­ble ope­ra­ción de tra­ves­tis­mo po­lí­ti­co y des­mon­tó el es­ta­do de bie­nes­tar cons­trui­do en bue­na me­di­da por Juan Do­min­go Pe­rón, fren­te a le­gis­la­do­res ra­di­ca­les que du­ran­te años le ten­die­ron la ma­no pa­ra que pu­die­ra lle­var ade­lan­te su pro­gra­ma de go­bier­no.

Fer­nan­do de la Rúa no pu­do cum­plir con el ri­tual com­ple­to, pe­ro en los años que du­ró su man­da­to pro­fun­di­zó la po­lí­ti­ca neo­li­be­ral que ter­mi­na­ría en un ba­ño de san­gre, sin que la opo­si­ción le pu­sie­ra tan­tos pa­los en la rue­da.

La tran­si­ción de Eduar­do Du­hal­de –ges­ta­da?pre­ci­sa­men­te en el Par­la­men­to– fue acom­pa­ña­da por pro­pios y ex­tra­ños, cuan­do to­da­vía re­so­na­ban los ecos de los le­van­ta­mien­tos po­pu­la­res que exi­gían “que se va­yan to­dos”. Y la “sa­li­da del in­fier­no” pro­ta­go­ni­za­da por Nés­tor Kirch­ner, fue elo­gia­da has­ta por los opo­si­to­res, que re­cién al fi­nal de su man­da­to al­can­za­ron a bal­bu­cear al­gu­na crí­ti­ca.

En cam­bio, Cris­ti­na Fer­nán­dez no pu­do go­zar si­quie­ra de la le­che de la cle­men­cia, ya que ape­nas co­men­za­do su man­da­to se ini­ció la re­be­lión so­je­ra que cul­mi­na­ría con un so­no­ro tras­pié par­la­men­ta­rio ofi­cia­lis­ta. Aque­lla ma­dru­ga­da ad­ver­sa se­ría se­gui­da por una de­rro­ta elec­to­ral que di­bu­jó el pai­sa­je que vio ayer en el re­cin­to de los di­pu­ta­dos, en el cual –a pe­sar de los fal­ta­zos de des­plan­te– la ma­yo­ría de quie­nes es­ta­ban en las ban­cas eran le­gis­la­do­res opo­si­to­res.

La Pre­si­den­ta no tu­vo ne­ce­si­dad de ocu­par­se del fu­tu­ro de su ges­tión que tie­ne un sen­ti­do mar­ca­do, si­no que se de­di­có a enu­me­rar un con­tun­den­te ro­sa­rio de rea­li­za­cio­nes, sin si­quie­ra mi­rar apun­tes. Pe­ro ya se sa­be que no hay peor sor­do que el no quie­re es­cu­char. Para los opositores, las afirmaciones de país real y país virtual hoy son una mera anécdota. Una ilusión creada por ella misma. Pa­ra fun­dar sus afir­ma­cio­nes lle­gó a uti­li­zar da­tos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal a efec­tos de reivindicar, por ejem­plo, la po­lí­ti­ca de de­sen­deu­da­mien­to se­gui­da des­de la asun­ción de Nés­tor Kirch­ner en el 2003, que pro­vo­có una drás­ti­ca re­duc­ción en la re­la­ción en­tre el pro­duc­to bru­to in­ter­no (PBI) y la deu­da ex­ter­na.

Anun­ció la de­ro­ga­ción del de­cre­to de ne­ce­si­dad y ur­gen­cia que crea­ba el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio y que es­ta­ba ate­na­za­do por la Jus­ti­cia y por la opo­si­ción en am­bas Cá­ma­ras del Con­gre­so Na­cio­nal, pe­ro rei­vin­di­có el pa­go de los ven­ci­mien­tos de la deu­da ex­ter­na, que no con­tra­jo su go­bier­no, con re­ser­vas del Ban­co Cen­tral y la crea­ción de una co­mi­sión bi­ca­me­ral de se­na­do­res y di­pu­ta­dos que con­tro­la­rá la pun­ti­llo­si­dad de esos pa­gos ex­ter­nos. Ape­ló en es­te as­pec­to al sen­ti­do co­mún, al se­ña­lar que no tie­ne sen­ti­do que la Ar­gen­ti­na acu­da al cré­di­to ex­ter­no con ta­sas del 15 o el 16 por cien­to, cuan­do tie­nen re­cur­sos muer­tos de ri­sa dan­do in­te­re­ses de ape­nas el 0,5 por cien­to.

En tá­ci­ta alu­sión a la pin­za que im­pli­ca la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca lle­va­da ade­lan­te por la opo­si­ción par­la­men­ta­ria con el aval de al­gu­nos jue­ces, la Pre­si­den­ta de la Na­ción re­cor­dó que fue el go­bier­no de su ma­ri­do el que im­pul­só la con­for­ma­ción de una Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia to­tal­men­te au­tó­no­ma del Po­der Eje­cu­ti­vo. Pe­ro pi­dió a los ma­gis­tra­dos que ex­hi­ban an­te los me­dios y el po­der eco­nó­mi­co la mis­ma in­de­pen­den­cia que mues­tran fren­te al Go­bier­no. Y a la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca le re­cla­mó que ten­ga la su­fi­cien­te am­pli­tud co­mo pa­ra per­mi­tir la go­ber­na­bi­li­dad en cues­tio­nes que ha­cen ya no al buen fun­cio­na­mien­to de su ges­tión, si­no a los in­te­re­ses de la Ar­gen­ti­na.

Cris­ti­na no ten­drá suer­te con su do­ble ex­hor­ta­ción a po­lí­ti­cos y jue­ces. Pa­ra ella, co­men­za­ron ayer dos años en los que de­be­rá ne­go­ciar ca­da me­di­da que re­quie­ra la ha­bi­li­ta­ción par­la­men­ta­ria.

Nos vemos



Sobre textos de Alberto Dearriba

No hay comentarios: