5 de marzo de 2010

El costo de oportunidad

Des­de fi­na­les del año pa­sa­do cuan­do por el de­cre­to 2.010/09 se ha­bía con­for­ma­do el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio pa­ra el De­sen­deu­da­mien­to y la Es­ta­bi­li­dad, se han ve­ni­do de­sa­rro­llan­do di­ver­sos de­ba­tes (más de for­ma que de fon­do) acer­ca de di­cha crea­ción.

En efec­to: su con­for­ma­ción ha ser­vi­do co­mo dis­pa­ra­dor pa­ra el de­ba­te so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da pú­bli­ca ar­gen­ti­na y los me­ca­nis­mos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca efi­cien­tes pa­ra su ma­ne­jo. La po­lí­ti­ca de en­deu­da­mien­to de la Ar­gen­ti­na ha si­do una cons­tan­te des­de me­dia­dos de la dé­ca­da del ’70 a par­tir de los go­bier­nos de fac­to, in­cre­men­tán­do­se ex­po­nen­cial­men­te en la dé­ca­da del ’90 has­ta lle­gar al de­fault del 2001.

Tan­to el fre­no al fi­nan­cia­mien­to ge­ne­ra­do por el de­fault co­mo el can­je de deu­da rea­li­za­do en el 2005, su­ma­do al fuer­te cre­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do des­de el 2003 en ade­lan­te, con­du­je­ron a que la re­la­ción deu­da/P­BI ha­ya dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te des­de un 166% en el 2002 has­ta un 49% ac­tual­men­te (19% si se con­si­de­ra só­lo deu­da ex­ter­na).

La Ar­gen­ti­na ha lo­gra­do ob­te­ner su­pe­rá­vits a ni­vel ex­ter­no y fis­cal si­mul­tá­nea­men­te por pri­me­ra vez en más de me­dio si­glo, en el mar­co de un pro­ce­so de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do con crea­ción de em­pleo y cre­cien­te in­clu­sión so­cial, y en un con­tex­to in­ter­na­cio­nal fuer­te­men­te azo­ta­do por una de las peo­res cri­sis de la his­to­ria.

Ade­más de los es­fuer­zos pa­ra ge­ne­rar su­pe­rá­vits pri­ma­rios per­du­ra­bles en el tiem­po son ne­ce­sa­rios apor­tes sus­tan­ti­vos de otras fuen­tes, co­mo el ex­ce­so de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, pa­ra pro­cu­rar re­du­cir el stock de deu­da, me­jo­rar el per­fil de ven­ci­mien­tos, y aba­ra­tar el cos­to fi­nan­cie­ro. Es por ello que el man­te­ni­mien­to de una po­lí­ti­ca de de­sen­deu­da­mien­to per­mi­ti­rá ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to a me­no­res ta­sas, pu­dien­do ga­ran­ti­zar el sos­tén de la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da, que re­sul­ta esen­cial pa­ra man­te­ner un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo.

La con­so­li­da­ción de un mo­de­lo ba­sa­do en la pro­duc­ción ne­ce­si­ta in­de­fec­ti­ble­men­te de ta­sas ba­jas de in­te­rés, que per­mi­tan que ha­ya un ba­jo cos­to de opor­tu­ni­dad a la ho­ra de eva­luar pro­yec­tos de in­ver­sión y que ga­ran­ti­ce el ac­ce­so al cré­di­to con des­ti­no a la pro­duc­ción.

La fuer­te acu­mu­la­ción de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les que se ha ido con­so­li­dan­do a par­tir del 2003, ha per­mi­ti­do ase­gu­rar una pre­vi­si­bi­li­dad cam­bia­ria co­mo tam­bién el pa­go de deu­da a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, no es me­nor el cos­to de opor­tu­ni­dad aso­cia­do al man­te­ni­mien­to y acre­cen­ta­mien­to de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, pues­to que ellas en ge­ne­ral son in­ver­ti­das en el ex­te­rior con ren­di­mien­tos muy ba­jos, mien­tras que las ta­sas a las cua­les el mer­ca­do fi­nan­cia al Es­ta­do si bien han ba­ja­do, con­ti­núan en al­tos va­lo­res su­pe­rio­res al 10 por cien­to.

Es por ello que los ha­ce­do­res de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca han vis­to la opor­tu­ni­dad de ba­jar aún más el cos­to de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el Es­ta­do a va­lo­res de un dí­gi­to (6-7%) a par­tir de la uti­li­za­ción de re­ser­vas ex­ce­den­tes, no com­pro­me­tien­do de tal for­ma el aval a la ba­se mo­ne­ta­ria .

El 1º de mar­zo del co­rrien­te año la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de­ro­gó el de­cre­to que con­for­ma­ba el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio y lo reem­pla­zó por dos de­cre­tos. El pri­me­ro de ellos es un de­cre­to sim­ple que dis­po­ne el uso de u$s 2.187 mi­llo­nes pa­ra el pa­go a los or­ga­nis­mos de cré­di­to in­ter­na­cio­na­les (Ban­co Mun­dial y el BID). El se­gun­do es un de­cre­to de ne­ce­si­dad y ur­gen­cia (DNU) que crea el Fon­do de De­sen­deu­da­mien­to Ar­gen­ti­no y afec­ta­ría u$s 4.382 mi­llo­nes de las re­ser­vas pa­ra can­ce­lar ven­ci­mien­tos de es­te año con acree­do­res pri­va­dos y que se­ría su­per­vi­sa­do por una co­mi­sión bi­ca­me­ral par­la­men­ta­ria.

Las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les se quin­tu­pli­ca­ron en­tre co­mien­zos del 2003 y di­ciem­bre del 2009, pa­san­do de 8.245 mi­llo­nes a 47.539 mi­llo­nes de dó­la­res, aun a pe­sar de ha­ber pa­ga­do con ellas u$s 9.530 mi­llo­nes al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal a co­mien­zos del 2006. En es­te mis­mo pe­río­do, en por­cen­ta­je del PBI las re­ser­vas pa­sa­ron de 9,5 a al­re­de­dor de 16,4%, sien­do el ren­di­mien­to anual pro­me­dio del or­den del 3% en dó­la­res, el cual ha ex­pe­ri­men­ta­do una sen­si­ble ba­ja des­de el 2007, lle­gan­do en la ac­tua­li­dad a me­nos del 0,5% anual.

El ra­zo­na­mien­to ma­te­má­ti­co de­trás de es­ta ini­cia­ti­va es muy sen­ci­llo: ¿por qué se­guir pa­gan­do ta­sas de in­te­rés de dos dí­gi­tos pa­ra fi­nan­ciar­se cuan­do el país ha po­di­do acu­mu­lar re­ser­vas ex­ce­den­tes por las que hoy re­ci­be só­lo un 0,5% de in­te­rés?

Las re­ser­vas son de to­dos los ar­gen­ti­nos, así co­mo tam­bién las deu­das. La acu­mu­la­ción de re­ser­vas es im­por­tan­te, siem­pre y cuan­do se bus­que un pun­to de equi­li­brio don­de el ex­ce­den­te pue­da ser­vir pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios pa­ra el mer­ca­do in­ter­no. El re­tor­no de la Ar­gen­ti­na a los mer­ca­dos de cré­di­to in­ter­na­cio­na­les es in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der con­ti­nuar con una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca de in­dus­tria­li­za­ción ini­cia­da con es­te nue­vo mo­de­lo.

Nos vemos,


Sobre textos de Cinthia Feldman y Pablo Moreno

2 comentarios:

Néstor Dulce dijo...

Compañeros:
Si quieren pasar un rato divertido y reirse de las monerías de los senadores de la oposición, lean:
www.kikitodulce.blogspot.com

Anónimo dijo...

pablo moreno es hijo del secretario de comercio interior
muy buena la nota
slds
claudia