19 de marzo de 2010

Oposición de derecha y maniobras corporativas

Se­gún los an­ti­guos grie­gos, la po­lí­ti­ca era en­ten­di­da co­mo el ar­te de ha­cer po­si­ble lo ne­ce­sa­rio, en­ten­di­do por ne­ce­sa­rio el in­te­rés pú­bli­co. Más tar­de, a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, en el rei­no de la ra­zón ins­tru­men­tal, el con­cep­to de los clá­si­cos ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una de­for­ma­ción prag­má­ti­ca, atra­ve­sa­da por una al­ta cuo­ta de im­po­ten­cia a “la po­lí­ti­ca en­ten­di­da co­mo el ar­te de lo po­si­ble”.

Lo no­ve­do­so en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de la Ar­gen­ti­na postcri­sis, es en­ten­der a la po­lí­ti­ca “co­mo el ar­te de no ha­cer po­si­ble lo ne­ce­sa­rio”. Es­ta con­cep­ción que ti­ñe la em­pi­ria opo­si­to­ra emer­gió en ple­na pul­sea­da cor­po­ra­ti­va del em­pre­sa­ria­do agra­rio, en opo­si­ción a la ce­le­bre re­so­lu­ción 125. Se pro­fun­di­zó con la im­pron­ta exi­tis­ta con pos­te­rio­ri­dad a las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to del 28 de ju­nio del año pa­sa­do, y re­to­mó, aun con más fuer­za, a par­tir de la ju­ra de los nue­vos re­pre­sen­tan­tes en Di­pu­ta­dos y en el Se­na­do­.

Pe­ro en es­ta úl­ti­ma oca­sión el he­te­ro­gé­neo en­tra­ma­do opo­si­tor, en una cru­za­da an­tigu­ber­na­men­tal, re­do­bló sus pul­sio­nes des­ti­tu­yen­tes y se lan­zó al nue­vo es­ce­na­rio po­lí­ti­co con la pre­ten­sión irreal de con­ver­tir­se en la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Es­ta al­qui­mia arit­mé­ti­ca de car­ga­do tin­te opor­tu­nis­ta cons­ti­tu­ye, en cier­to mo­men­to, una en­ce­gue­ci­da má­qui­na de im­pe­dir la ac­ción de go­bier­no de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Ha­cien­do abs­trac­ción de que la de­ci­sión po­pu­lar de oc­tu­bre del 2007 fue la de ele­gir a un go­bier­no –con ca­si el cin­cuen­ta por cien­to de los vo­tos– por el pe­río­do de cua­tro años, así fue co­mo de un dis­cur­so pre­vio a las elec­cio­nes de ju­nio del año pa­sa­do, don­de se in­ten­tó por par­te de la opo­si­ción de des­dra­ma­ti­zar el re­sul­ta­do de las ur­nas, lue­go del es­cru­tinio del cam­bio par­cial de los di­pu­ta­dos y se­na­do­res, se con­vir­tió ip­so-fac­to en una suer­te de am­bi­ción des­me­di­da por cogo­ber­nar, fi­gu­ra po­lí­ti­ca ine­xis­ten­te en el sistema pre­si­den­cia­lis­ta que his­tó­ri­ca­men­te nos rige a los ar­gen­ti­nos.

Con­se­cuen­tes con es­te despropósito po­lí­ti­co, des­de el 10 de di­ciem­bre in­ten­ta­ron dar gol­pes de ti­món con la in­ten­ción de ir ob­tu­ran­do to­da ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal.

Veamos, con tor­men­tas ju­di­cia­les de ve­ra­no, tra­ba­ron las de­ci­sión gu­ber­na­men­tal de la crea­ción del Fon­do del Bi­cen­te­na­rio; con me­di­das cau­te­la­res im­pi­die­ron el uso del 10% de las re­ser­vas pa­ra ha­cer fren­te a deu­das con­traí­das por go­bier­nos de la dé­ca­da de los ’90; en ple­na cri­sis re­ce­si­va a es­ca­la glo­bal, mi­ni­mi­zan las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de cla­ro ca­rác­ter an­ti­cí­cli­co del ac­tual go­bier­no y cla­man por un re­cor­te de la in­ver­sión so­cial, pro­po­nien­do –sin de­cir­lo con to­das las pa­la­bras– que se im­ple­men­te un cla­ro ajus­te en el pre­su­pues­to; pa­ra­le­la­men­te le­van­tan la ma­no en sus ban­cas pa­ra desfi­nan­ciar el An­ses y el e­ra­rio na­cio­nal –dis­fra­zán­do­se de ada­li­des del fe­de­ra­lis­mo–, al im­pul­sar la trans­for­ma­ción del Im­pues­to al Che­que.

¿Cómo reaccionan los actores económicos? ¿Cómo reacciona la gente común? Ante el desconcierto que genera es­ta cru­za­da obstruccionista, des­de an­tes del fin de año pa­sa­do los ín­di­ces in­fla­cio­na­rios fue­ron as­cen­dien­do pau­la­ti­na­men­te, re­for­zán­do­se es­ta ten­den­cia en los pri­me­ros me­ses del año. En­tre los pro­duc­tos y ser­vi­cios en al­za fi­gu­ran al­gu­nos que se con­si­de­ran par­te sus­tan­cial de la ca­nas­ta bá­si­ca ali­men­ta­ria. Lo sor­pren­den­te es que es­tos in­cre­men­tos no se dan lue­go de au­men­tos de sa­la­rios por vía pa­ri­ta­ria, co­mo en otros años, si­no que fue­ron mo­vién­do­se al com­pás de los ru­mo­res in­te­re­sa­dos en una su­pues­ta su­ba del dó­lar, o co­mo par­te de las pro­fe­sías incumplidas por co­no­ci­dos re­fe­ren­tes de la opo­si­ción y de las sis­te­má­ti­cas ha­bla­du­rías re­pe­ti­das has­ta el har­taz­go por de­ter­mi­na­dos me­dios he­ge­mó­ni­cos.

Lo cier­to es que es­tos pre­sa­gios fue­ron creando un cli­ma in­fla­cio­na­rio que ha ge­ne­ra­do en los for­ma­do­res de pre­cio una suer­te de “au­men­tos pre­ven­ti­vos” que ter­mi­nan de­rra­mán­do­se en im­por­tan­tes ru­bros de la eco­no­mía. Uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos es el mer­ca­do de la car­ne, que des­de fi­nes de 2009 ha in­cre­men­ta­do su pre­cio en ca­si el 50 por cien­to.

Man­te­ner el equi­li­brio en­tre el stock ga­na­de­ro, la fae­na, las ex­por­ta­cio­nes y los pre­cios (in­ter­nos) de la car­ne, es una de las pre­mi­sas del go­bier­no. Es­te ob­je­ti­vo ame­ri­ta la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar acuer­dos de pre­cios que sean cum­pli­dos por los gran­des for­ma­do­res de pre­cios a lo lar­go de la ca­de­na de va­lor, has­ta la me­sa del con­su­mi­dor. Y en el ca­so es­pe­cí­fi­co de la car­ne se debe con­fron­tar con la ló­gi­ca irra­cio­nal de los agen­tes pri­va­dos que prio­ri­zan sus ga­nan­cias vía in­cre­men­to de la ex­por­ta­ción de cor­tes po­pu­la­res en des­me­dro de ga­ran­ti­zar el abas­te­ci­mien­to a pre­cios ac­ce­si­bles a las gran­des ma­yo­rías que vi­ven de su sa­la­rio.

Po­ner en cla­ro la fun­cio­na­li­dad exis­ten­te en­tre la opo­si­ción de de­re­cha y las ma­nio­bras cor­po­ra­ti­vas en fa­vor de la al­za in­fla­cio­na­ria es una ba­ta­lla aún pen­dien­te, que, de con­cre­tar­se, per­mi­ti­rá en­ten­der quién es quién en la Ar­gen­ti­na con­tem­po­rá­nea.

Nos vemos,


Fuente

No hay comentarios: