29 de marzo de 2010

Los fallos reparatorios de la justicia


Con ra­zón, He­be de Bo­na­fi­ni se enor­gu­lle­ció en su dis­cur­so an­te la mul­ti­tud que re­pu­dió el gol­pe del 24 de mar­zo de 1976 por vi­vir en una Na­ción que –aun­que no ha­ya juz­ga­do con ce­le­ri­dad - tam­po­co con­sa­gró la im­pu­ni­dad to­tal de los re­pre­so­res. La enér­gi­ca Ma­dre de Pla­za de Ma­yo agra­de­ció a Nés­tor Kirch­ner y a Cris­ti­na Fer­nán­dez por em­pu­jar las cau­sas con­tra los mi­li­ta­res ge­no­ci­das. Bo­na­fi­ni ha­bla­ba fren­te a una mul­ti­tud que ma­yo­ri­ta­ria­men­te apo­ya al kirch­ne­ris­mo, pe­ro tam­bién an­te mi­les de iz­quier­dis­tas que vi­bra­ron con el triun­fo del Fren­te Am­plio en el Uru­guay, pe­ro no se los mo­vió un pe­lo con la vic­to­ria elec­to­ral de Kirch­ner en 2003, ni con la de Cris­ti­na en 2007. Se con­mo­vie­ron con la lle­ga­da al go­bier­no de un lí­der obre­ro mar­xis­ta en Bra­sil, pe­ro siem­pre des­con­fia­ron del de­va­lua­do re­for­mis­mo de los pe­ro­nis­tas. Sin em­bar­go, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos –co­mo en po­lí­ti­ca ex­te­rior- los go­bier­nos kirch­ne­ris­tas tu­vie­ron una im­pron­ta de cam­bio ma­yor que las ex­hi­bi­das has­ta aho­ra por al­gu­nos go­bier­nos de la nue­va iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Pe­ro eso no in­di­ca que la evo­lu­ción de la so­cie­dad ar­gen­ti­na ha­ya acom­pa­ña­do al go­bier­no en esa mar­cha. Si bien no se co­no­cen en­cues­tas im­por­tan­tes so­bre el pen­sa­mien­to ma­yo­ri­ta­rio en la ma­te­ria, la pro­pues­ta de Du­hal­de –un di­ri­gen­te con fa­ma de vi­vir al rit­mo de las en­cues­tas- no pa­re­ce ca­sual. El ex pre­si­den­te, tam­bién pe­ro­nis­ta, no hu­bie­ra he­cho ob­via­men­te na­da por­que las cau­sas avan­za­ran. Jun­to a su es­po­sa Chi­che, son los más cla­ros ex­po­nen­tes de po­si­cio­nes reac­cio­na­rias des­de el mun­do po­lí­ti­co en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.

Ni si­quie­ra los lí­de­res de par­ti­dos más con­ser­va­do­res, co­mo Mau­ri­cio Ma­cri, se atre­ven a ab­ju­rar pú­bli­ca­men­te de la jus­ti­cia. El je­fe de go­bier­no por­te­ño co­no­ce el va­lor del si­len­cio en es­tos te­mas por­que tu­vo que echar a la ho­gue­ra a su efí­me­ro Mi­nis­tro de Educa­ción, Abel Po­see, por ha­ber­se ido de bo­ca. Pe­ro Du­hal­de se ani­ma en cam­bio a pro­po­ner el ple­bis­ci­to, en sin­to­nía con lo que plan­tean al­gu­nas de­fen­so­res de los re­pre­so­res des­de ha­ce al me­nos un lus­tro. Con­fían en que son más los que quie­ren im­pu­ni­dad que jus­ti­cia. Có­mo eran más los que re­pe­tían “por al­go se­rá”. Se mon­tan en la na­tu­ral ne­ce­si­dad de “mi­rar ha­cia ade­lan­te” que has­ta apa­re­ce en los pro­pios sos­te­ne­do­res de la cues­tión de los de­re­chos hu­ma­nos. “Sue­ño con no te­ner que ve­nir más a es­ta Pla­za a re­cla­mar jus­ti­cia pa­ra los que ma­ta­ron a mis com­pa­ñe­ros”, con­fe­só un ex mi­li­tan­te que ya pa­só los 65 años. Pe­ro só­lo con jus­ti­cia se po­drá “mi­rar ha­cia ade­lan­te” sin el re­mor­di­mien­to del pa­sa­do.

Es cu­rio­so ade­más que los mis­mos que pro­po­nen ol­vi­dar un ge­no­ci­dio, exi­jan ma­no du­ra pa­ra los eje­cu­to­res de la mi­cro­vio­len­cia co­ti­dia­na. Mu­chos vo­ta­rían en fa­vor de la pe­na de muer­te de los cri­mi­na­les ac­tua­les, pe­ro quie­ren ex­cul­par a quie­nes co­me­tie­ron un ge­no­ci­dio. No es ocio­so re­cor­dar ade­más que esa cri­mi­na­li­dad cre­ció en for­ma pa­ra­le­la a la ex­clu­sión so­cial pro­vo­ca­da por la po­lí­ti­ca neo­li­be­ral, lo cual de­vuel­ve la mi­ra­da ha­cia los ci­vi­les que se en­ri­que­cie­ron con la dic­ta­du­ra mi­li­tar. No pa­re­ce efec­ti­vo des­li­gar un re­cuer­do del otro: la ma­tan­za de mi­li­tan­tes po­pu­la­res fue la pre­con­di­ción pa­ra po­der avan­zar en el cam­bio de una ma­triz de pro­duc­ción por otra de es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.

El es­ta­blish­ment que orien­ta­ba la ac­ción di­rec­ta de los mi­li­ta­res, ne­ce­si­ta­ba 30 mil de­sa­pa­re­ci­dos pa­ra po­der dis­ci­pli­nar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en­deu­dar al país has­ta el ex­tre­mo, des­mon­tar el es­ta­do be­ne­fac­tor, des­re­gu­lar la eco­no­mía y pro­fun­di­zar la de­si­gual­dad so­cial. No lo hu­bie­ran con­se­gui­do sin ha­ber ate­rro­ri­za­do a la so­cie­dad.

Los mi­li­ta­res se re­ti­ra­ron a sus cuar­te­les en 1983 tras ha­ber arra­sa­do la eco­no­mía, per­di­do una gue­rra ab­sur­da y pro­vo­ca­do una he­ri­da so­cial que se­gui­rá san­gran­do has­ta que ha­ya jus­ti­cia. Pe­ro le de­ja­ron a la de­mo­cra­cia un pre­sen­te grie­go que aún fun­cio­na: la deu­da ex­ter­na. Los go­bier­nos kirch­ne­ris­tas de­ci­die­ron pa­gar la hi­po­te­ca con des­cuen­to e ini­cia­ron pa­ra­le­la­men­te el des­mon­te de la ma­triz eco­nó­mi­ca he­re­da­da pa­ra re­po­ner el mo­de­lo de subs­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes y de­sa­rro­llo in­dus­trial.

Des­pués de años que la cues­tión de la deu­da que­dó re­le­ga­da en la agen­da po­lí­ti­ca, vol­vió a es­ta­llar aho­ra al cum­plir­se el se­gun­do año de la ges­tión de Cris­ti­na Fer­nán­dez. El in­ten­to de pa­gar deu­da con re­ser­vas de­sa­tó la reac­ción de los mis­mos que pa­ga­ron has­ta el can­san­cio y del mo­do que pu­die­ron, de los que se fue­ron de­jan­do en el Ban­co Cen­tral un exi­guo ni­vel de re­ser­vas, de los que agi­gan­ta­ron la deu­da en ac­cio­nes que la jus­ti­cia in­ves­ti­ga mo­ro­sa­men­te y de quién anun­ció el de­fault con una son­ri­sa im­pro­pia de la ad­mi­sión de una im­po­si­bi­li­dad de pa­go.

La ac­ción del Go­bier­no es tra­ba­da hoy por ma­gis­tra­dos de una jus­ti­cia que vio im­pá­vi­da co­mo se ven­dían las jo­yas de la abue­la, o por los he­re­de­ros de go­bier­nos que hi­cie­ron lo que qui­sie­ron me­dian­te de­cre­ta­zos. Los mis­mos que ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron los plu­ma­zo del Eje­cu­ti­vo –que fue­ron li­mi­ta­dos por ley re­cién du­ran­te el go­bier­no de Cris­ti­na Fer­nán­dez- di­cen aho­ra que no es le­gal pa­gar deu­da con re­ser­vas me­dian­te un de­cre­to.

Des­pués de la Se­ma­na San­ta se rei­ni­cia­rá un de­ba­te en el que el go­bier­no no pue­de per­mi­tir que la crí­ti­ca de las for­mas lo em­pu­je a lo que quie­ren mu­chos opo­si­to­res: que vuel­va a pa­gar con la ca­li­dad de vi­da de los ar­gen­ti­nos. Pe­ro tam­po­co ce­der a la ten­ta­ción de re­tor­nar co­mo men­di­go a los mos­tra­do­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra vol­ver a en­deu­dar in­de­bi­da­men­te a la Na­ción.

Los fa­llos re­pa­ra­to­rios de la Jus­ti­cia ser­vi­rán pa­ra que la so­cie­dad pue­da mi­rar ha­cia ade­lan­te y ce­rrar he­ri­das. Pe­ro un fu­tu­ro dis­tin­to pa­ra el país, ne­ce­si­ta ade­más pro­fun­di­zar una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que re­duz­ca la de­si­gual­dad so­cial, ge­ne­re igual­dad de opor­tu­ni­da­des, dis­tri­bu­ya equi­ta­ti­va­men­te el co­no­ci­mien­to y no co­me­ta el sui­ci­dio del pa­sa­do.

Nos vemos


Con textos de Alberto Dearriba


No hay comentarios: