9 de marzo de 2010

Tiempos de revancha

Cu­rio­sa pa­ra­do­ja del des­ti­no, lo que ha ocu­rri­do en la úl­ti­ma se­ma­na en las fi­las del he­te­ro­gé­neo con­glo­me­ra­do opo­si­tor. Los cam­peo­nes del con­sen­so y aban­de­ra­dos del cum­pli­mien­to de las for­mas y las cues­tio­nes re­gla­men­ta­rias ape­nas lo­gran quó­rum pro­pio con la ayu­da “de­sin­te­re­sa­da” del ex pre­si­den­te Car­los Me­nem, con­si­guen el con­trol de la to­ta­li­dad de las co­mi­sio­nes de Tra­ba­jo del Se­na­do y se re­par­ten las pre­si­den­cias de do­ce de ellas, en tiem­po ré­cord, y sin guar­dar el más mí­ni­mo re­pa­ro en la ca­ca­rea­da pro­por­cio­na­li­dad del ac­tual ma­pa po­lí­ti­co en la Cá­ma­ra al­ta.

La posición de re­cha­zar el pliego de Marcó del Pont, es un cla­ro in­di­ca­dor de los gra­dos de cris­pa­ción en que se han mo­vi­do en la úl­ti­ma se­ma­na las he­te­ro­gé­neas fi­las de la opo­si­ción, quie­nes irre­fle­xi­va­men­te con pos­te­rio­ri­dad al en­cen­di­do dis­cur­so de Eli­sa Ca­rrió, en el re­cin­to, acu­saron a la li­cen­cia­da Mar­có del Pont de “ha­ber­le he­cho el jue­go al Eje­cu­ti­vo al aca­tar el de­cre­to de ne­ce­si­dad y ur­gen­cia del Eje­cu­ti­vo e im­ple­men­tar la trans­fe­ren­cia de fon­dos del Ban­co Cen­tral a ma­nos del Go­bier­no”.

Mien­tras tan­to, la opo­si­ción re­plan­teó su es­tra­te­gia. 1/ Re­com­po­ner el res­que­bra­ja­do “gru­po A”, que en di­ciem­bre úl­ti­mo lo­gró que el con­glo­me­ra­do opo­si­tor se hi­cie­se con las prin­ci­pa­les co­mi­sio­nes de Di­pu­ta­dos. 2/ Em­bes­ti­da con­tra el de­cre­to de ne­ce­si­dad y ur­gen­cia 298 pa­ra de­cla­rar nu­lo el mis­mo DNU. 3/ Introducción de tres pun­tos nacido de las condiciones que pu­so la cen­troiz­quier­da (pinosolanista) pa­ra su­mar­se al in­ten­to de nu­li­dad del DNU: a) crea­ción de una co­mi­sión bi­ca­me­ral que in­ves­ti­gue la na­tu­ra­le­za de la deu­da ex­ter­na, b) el en­vío al Con­gre­so del Pre­su­pues­to de es­te año, que in­clu­ya los cam­bios que el Eje­cu­ti­vo le rea­li­zó al uso de los re­cur­sos, y c) la crea­ción de un fon­do de de­sa­rro­llo pa­ra obras de in­fraes­truc­tu­ra con re­ser­vas del Ban­co Cen­tral.

Preguntamos ¿los sec­to­res de de­re­cha he­ge­mó­ni­cos en el uni­ver­so opo­si­tor só­lo acom­pa­ña­rán el tra­ta­mien­to en ple­no de di­cho te­ma­rio, pe­ro al­za­rán su ma­no en con­tra en re­la­ción con los tres pun­tos exi­gi­dos por la cen­troiz­quier­da pa­ra se­llar la alian­za cir­cuns­tan­cial de la se­sión del miér­co­les? En es­te ni­vel de pre­ca­rie­dad ideo­ló­gi­ca se ges­tó el ope­ra­ti­vo ven­gan­za, con pos­te­rio­ri­dad al dis­cur­so inau­gu­ral de las se­sio­nes or­di­na­rias del Con­gre­so de Di­pu­ta­dos de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la opo­si­ción de de­re­cha es im­po­ner un cam­bio dia­me­tral al pro­yec­to gu­ber­na­men­tal y obli­gar­lo a rea­li­zar un ajus­te, don­de la deu­da a los acree­do­res se pa­gue con el re­cor­te for­zo­so del gas­to pú­bli­co. En buen ro­man­ce, que al Go­bier­no en es­te tiempo pre­vio al pro­ce­so elec­to­ral se le ha­ga im­po­si­ble im­ple­men­tar lo re­suel­to en re­la­ción al pa­go de dos ac­tua­li­za­cio­nes por año a ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes, y se vea obli­ga­do a ba­jar los sa­la­rios de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y abor­tar la ba­te­ría de me­di­das an­ticí­cli­cas que des­de no­viem­bre de 2008, se im­ple­men­tó por par­te del Go­bier­no, cons­ti­tu­yén­do­se en el nú­cleo du­ro de la po­lí­ti­ca de ca­ra a la in­ver­sión so­cial del mo­de­lo de de­sa­rro­llo y dis­tri­bu­ción.

El ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co de la opo­si­ción es di­na­mi­tar la ecua­ción vir­tuo­sa del Go­bier­no. La nue­va eta­pa abier­ta con el boi­cot opo­si­tor al Fon­do del Bi­cen­te­na­rio y la de­fen­sa irres­tric­ta en su mo­men­to a Mar­tín Re­dra­do, con la ju­di­cia­li­za­ción ve­ra­nie­ga de la po­lí­ti­ca, son el preám­bu­lo de lo que ven­drá.

Cuando la "patria judicial" te da la espalda, gobernar se hace más complicado. Esta verdad de perogrullo parece estar convirtiéndose en realidad. Luego de que durante casi siete años los fallos estuvieran alineados a la política del kirchnerismo, hoy los jueces parecen estar haciendo una lectura asociada a la futura desaparición de los Kirchner del escenario político. La máquina aceitada de gobierno comenzó a oxidarse luego de que finalmente el establishment económico y mediático se colocara decididamente en contra del oficialismo. [1]

La de­re­cha y un sec­tor del esta­blish­ment no per­do­nan que un go­bier­no na­ci­do co­mo efec­to po­lí­ti­co de la on­da ex­pan­si­va de las jor­na­das de di­ciem­bre de 2001 pre­ten­da dar con­ti­nui­dad y pro­fun­di­ce un pro­yec­to he­te­ro­do­xo en re­la­ción con las re­ce­tas de mo­da en gran par­te del mun­do co­lo­ni­za­do por el idea­rio neo­li­be­ral. Go­bier­nos co­mo los de Cris­ti­na Fer­nán­dez ex­pre­san, con sus li­mi­ta­cio­nes, igual­men­te que las ex­pe­rien­cias de Bo­li­via, Ecua­dor, Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Pa­ra­guay y Uru­guay, el nue­vo ca­mi­no de ex­pe­ri­men­ta­ción de los pue­blos de Amé­ri­ca la­ti­na en la bús­que­da de sal­dar las pro­fun­das asi­me­trías so­cia­les he­re­da­das de dé­ca­das de so­me­ti­mien­to y ex­po­lia­ción, de los cen­tros de po­der y sus so­cios na­ti­vos, quie­nes hoy pre­ten­den tor­cer el rum­bo de un go­bier­no que con sus con­tra­dic­cio­nes y asig­na­tu­ras pen­dien­tes es cua­li­ta­ti­va­men­te más jus­to que cual­quie­ra de las ex­pe­rien­cias del pa­sa­do de los par­ti­dos del de­fault y el ajus­te, que nos han lle­va­do a dé­ca­das de ine­qui­dad.

Nos vemos,


Sobre textos de Jorge Muracciole

No hay comentarios: