2 de enero de 2011

Santa Fe: equilibrios

El FPCyS sigue con sus dramas, en las últimas horas Binner pide que Giustiniani recapacite y que Barletta vaya por la reelección. Binner necesita garantía administrativa, cosa que con los radicales -en caso de ganar- no lo tendría ni por asomo.

El pánico en el socialismo es contagioso. Me pregunto ¿porque Lifschitz no va por su reelección? La diáspora representa la perdida segura de la intendencia a manos del querido Tigre Cavallero.

Pero por el lado del PJ las cosas están divididas in eternum, aparentemente. Sectores del peronismo separados por falta de espacio -como lo es 100% Santafesino liderado por Oscar «Cachi» Martinez- abren las puertas para un posible acuerdo con el kirchnerismo. Las escindidos tienen el perfil de árbitros. Esto ocurrió en las elecciones por la intendencia de Santa Fe, cuando Barletta gana porque Martinez se presentó por fuera del PJ arrastrando los votos decisivos.

En las cuevas se comenta el acuerdo del rossismo con Martinez, se habla de una diputación nacional para el hombre y varios lugares -al menos tres- para diputados provinciales: «100% Santafesino es un movimiento de diálogo y nos interesa el diálogo no solamente con el Justicialismo, sino con el resto de las fuerzas políticas sobre un proyecto de provincia. Nos interesa discutir sobre los problemas puntuales y concretos de los santafesinos. No nos gustaría que la primera conversación con cualquier fuerza política tenga que ver con acuerdos electorales y candidaturas (¿?) Nos gustaría poder dialogar sobre la necesidad, por ejemplo, de la reforma constitucional, sobre la necesidad de establecer un plazo perentorio para resolver temas como la educación y la prestación de servicios básicos».

Pero, como dijo Raúl «Gringo» Carignano, «Cachi» por que representa un cambio en el modo de ver la política: «Pero hoy me siento muy honrado de ver nuevos cuadros dentro del justicialismo. (Oscar) Martínez es un ejemplo de un cuadro político que aspira no a ser candidato, sino a ser dirigente. La Argentina está repleta de candidatos, pero en materia de dirigentes, hay una falencia absoluta. No hay construcción política, ni capacidad de formación de cuadros, ni ideas sobre qué hacer, pero hay muchos que dicen ser 'buenos candidatos'. Así estamos también, así hoy tenemos liderazgos sin tener debajo cuadros que puedan expresar qué es lo que quieren esos líderes, qué desean expresar»; en ese escenario le aconseja ir por adentro del PJ. Otro tanto parece ocurrir con Perotti que se arrimaría a este combo.

Asi las cosas, el rossismo ampliado versus los «federales», el consenso que se quiere lograr tiene la base de la verticalidad al comando nacional. Y ese es el punto.

Nos vemos,

No hay comentarios: