28 de enero de 2017

Políticamente incorrecto


Hay temas que consiguen esa calificación. En rigor indican que la mayoría, siempre circunstancial, o el momento en que se definen esos hechos, no se corresponde con lo que es aceptado sin oposición o que, sucede en muchos casos, está en franca disonancia con un criterio que se supone mayoritario. Las minorías, por construcción, son políticamente incorrectas.

"Significa que la acción (o decisión) no guarda diplomacia con las costumbres, moral o la situación actual del pais, estado, municipio ... y que va a tener una consecuencia adversa con la vida política del tomador de decisiones o del partido en que milita".

"Decir algo políticamente correcto, es decir algo "con tacto y educación", es decir, cuidando las formas para no molestar a nadie (o en su caso a los menos posibles). Por contra, decir algo políticamente incorrecto, es decir algo de forma brusca y sin tener en cuenta que puedas "herir" los sentimientos de quien escucha y/o lee".

Ambas definiciones (en la red) ubican la cuestión. No es el sentido final de aquello que se dice sino la forma, el modo, el momento.

La soga en la casa del ahorcado sería la mejor definición de algo políticamente incorrecto.

Tenemos muchos ejemplos. Barrabravas, droga, mafia, narcotráfico, trata de personas, ilegalidad y asesinatos cuando se entrevista a los presidentes de clubes de fútbol profesional es un caso. ¿Cómo podrían explicar que no saben nada…? Para esquivar el bochorno directamente no se habla del tema.

Algunos actores sociales se abusan del cuidado de lo que es correcto. Se abusan y esquivan, de ése modo, su participación en procesos oscuros de la sociedad. Algunos periodistas no preguntan lo que suponen incorrecto. Ni bien ni mal. Sucede.

La enumeración de algunas cuestiones políticamente incorrectas llevan a la verdadera entraña del país.

Negarse a la actualización de las formas del voto, para impedir el fraude, la apretada, la infinita maldad del conurbano y los caciques y caciquejos que condicionan candidatos y, finalmente, el estado en el que vivimos es un tema incorrecto. La transparencia es lo correcto. La alternancia. El recambio.

Senadores y/o concejales con 20 años en el cargo, en el mismo cargo, no pueden hablar de democracia y alternancia. Mucho menos pedir que un gobernador no sea reelecto y a ellos se les condone el pasado para asegurarles su porvenir. Vamos, gremialistas que entraron como cadetes y hace 50 años que están en el sindicato. Che. No embromen...

Enojarse por la crítica, cuando se es un personaje público, negar el reportaje, esquivar el análisis y plantear la denuncia a los propios yerros como una persecución personal está claro que sucede, pero también que debe denunciarse, aún cuando se trate de ídolos populares que atraviesan los juicios cubiertos por la coraza del amor de sus seguidores.

Lionel Messi pagando la multa por evasión, confesando de traje y corbata, aceptando que era culpable, que no sabía que hacía su papá, es un buen ejemplo que aquello que persiguió el fisco español era cierto, aún cuando empañaba la impenetrabilidad del ídolo. En Argentina criticar a Messi es políticamente incorrecto. Aquí no pagaría esos impuestos.

Oponerse a la ley de "galgos" (carreras, con apuestas, de perros de esa raza) es un punto difícil, pero debe admitirse que los caballos tienen esos o mas problemas ¿iremos al fin de las carreras de caballos? Hoy los galgos son los santos de la jornada y sus dueños los explotadores. Discutir el tema básico: ¿existe o no existe la "conciencia animal"? no es posible, no en estos días. Caballos de salto, caballos de polo, el mismísimo gaucho está en problemas, con o sin corrección política para tratar el tema. Castigar a un animal es delito de lesa humanidad para algunos exagerados.

La decisión yanqui. Votar a Donald Trump y que sea electo presidente, ha llevado el tema de lo que es políticamente correcto a un límite que no se pensaba pero que, ay, apareció.

Cuestionamos la democracia (chicos, lo eligieron ellos en votaciones libres). No aceptamos que el "Estado de bienestar" está perdiendo la batalla, retrocediendo. No hemos decidido aún (pero no falta tanto) que los empleos que desaparecen se relacionan con las inmigraciones y, por tanto, debemos odiar a los inmigrantes pese a que… ¡ fuimos todos inmigrantes!.

Este es el dilema que viene. La xenofobia, el bolsillo y el fracaso de los sistemas políticos capitalistas, mientras nos acercamos ciegamente a la otra vereda, a la injusticia y la tiranía de Putín y/o China Continental, con sus miserias, arbitrariedades e injusticias a las que negamos mencionar, para sostenernos en la blasfemia de lo "políticamente correcto" en cuestiones internacionales.

Para que se entienda. Los mismos que acusan a Donald Trump por sus manifestaciones derechistas, xenófobas, misóginas y definitivamente crueles, son los que comercian con los chinos y usan el gas ruso sin problemas.

En rigor lo políticamente correcto confronta con la realidad. Una decisión política que la sociedad no asimiló, aún no asimiló, sirve para entender que lo políticamente correcto puede ser hipocresía en proceso; el ejemplo mas claro es la Ley de Paridad. Cómo negarla… la demora en aplicarla desnuda a la clase política, pero más a quienes esos políticos representan.

Llevando las contradicciones donde corresponde: es políticamente incorrecto vivir sin filtro.



__
Con textos de Raúl “Bigote” Acosta

19 de enero de 2017

Inundaciones de Santa Fe, un gran fracaso de la política

Inundaciones en Santa Fe, un gran fracaso de la política
Parecería que el tiempo no pasó, que es abril y que la temperatura es sólo una rareza. Agua por todos lados, vacas que ya no están, cultivos pudriéndose y la palabra “emergencia” en cada crónica referida al sector agropecuario. Lamentablemente no es ni un dejá vú ni una regresión, estamos nuevamente atravesados por el desastre, instancias previas al cierre de unidades productivas, a la pérdida de muchas fuentes de trabajo y a la imposibilidad de permitir que importantes divisas ingresen a nuestra castigada región.

En estos días todos opinamos sobre clima, suelos, pronóstico, obras, etc. La economía del campo dejó de ser parte de la coyuntura, toda vez que la zona rural dejó de ser tal por la improductividad evidente. Entonces se mezclan los conceptos y depende de quién sea el relator hay mayor responsabilidad en alguno de los factores. Los cambios del ambiente, los gobiernos nacional y provincial mirándose uno a otro, ambos observando de reojo a los productores y más allá marchas de agravio contra la soja. Tanto berenjenal deja tanto lodo como el agua en los campos.

Las autoridades públicas son, claramente, los grandes responsables de esta situación. Si bien es cierto que la bomba cae en manos que no llevan año y medio en el poder, se debe reconocer que la clase política en general, sin distinción de colores, no supo, no pudo, ¿no quiso? gestionar y traccionar de manera que no se repitan los anegamientos ya históricos.

Es evidente que la Provincia no dedicó los fondos suficientes a las obras hídricas que permitan una solución estructural, pero tampoco coordinó siquiera pequeños pasos, trabajos básicos. La inacción fue total y el argumento de que hay poco tiempo entre inundación e inundación es relativo. Ni siquiera se supo que pasó con el plan de mejoramiento de calzadas naturales, anunciados por el responsable de Vialidad Provincial, ni bien se fueron las aguas de abril.

La responsabilidad se agrava si tenemos en cuenta las acciones cordobesas y los dichos de Buryaile: “Santa Fe no nos pidió ninguna obra para financiar”.

Otra de las competencias que no tuvieron fue el de poder de policía para detectar e interceder ante desagües ilegales, morigerando las actitudes que tienen muchas veces ciertos productores. Hasta podemos hablar de la falta de coordinación, o de éxito en el intento, de las acciones de los comités de cuencas. No hay comunicación efectiva entre los grupos de trabajo ni mucho menos proyectos en común.

De cualquier manera hay hechos que deben ser remarcados: ¿volvimos a escuchar inundaciones en Santa Fe, Rosario o Rafaela? En absoluto, es decir, las obras estuvieron direccionadas hacia los cascos urbanos más poblados. Una sana decisión al priorizar la vida de las personas, sólo que se olvidaron de lo que le da el sustento principal a la provincia: el campo.

Los municipios tienen su porción de responsabilidad. Tener puesta la atención en lo urbano hizo que jamás se mirara hacia el costado y se velara por el sector primario, como si sus males no repercutieran en la ciudad.

Un poco más allá, y al tope del compromiso, las comunas. Nadie escuchó reclamos sobre las cosas que no se hacían, como si no se tuviera conciencia del riesgo latente. Incluso se solaparon situaciones indignas, historias que hablan de canales artesanales y bombas que, eventualmente, tiran el agua para otro lado, como si a partir de esas acciones se dejara de afectar a otras comunidades.

Finalmente, la Nación es otra de las partes que no estuvo a la altura. Excusarse con la independencia de la territorialidad es casi una banalidad. Es cierto que el gobierno kirchnerista fue el gran beneficiado por el boom de la soja y otras circunstancias positivas que incidieron en la ecuación del campo años atrás, que le permitieron recaudar cientos de millones de dólares que vaya a saber uno dónde están ya que no orquestaron ni una obra (y no es realista hablar del fondo sojero…).

Pero el mismísimo Macri en persona sobrevoló nuestro Departamento hace 8 meses y, según dicen las buenas lenguas, avisó a los funcionarios santafesinos que aquí falta infraestructura. Por más que nadie le haya pedido nada sus carteras deberían haber alertado sobre la inactividad evidente. Hasta se lo advertimos en la reducida rueda de prensa de la que participamos en un hangar del Aeródromo. Ahora, para muchos, es tarde.

Como sucede con todos y cada uno de los casos de inequidad o desidia social, la prensa también tiene su responsabilidad. Por no escribir al menos una vez por semana sobre la marcha de las cosas, por seguir parámetros económicos y datos de rendimientos, por hablar de mercados y de jornadas comerciales dejamos de lado lo esencial: la posibilidad de producir. Aquí no queda otra que realizar el seguimiento de los planes/proyectos/estrategias que la política vuelve a anunciar.

Por lo pronto quedó en evidencia el fracaso de lo público. No hubo previsión, visión de futuro ni criterio de sustentabilidad, términos que muchas veces integran discursos.

¿Se puede endilgar todo al cambio climático? Cada uno hablará y actuará con su librito a mano, pero si no se reconoce la falta de capacidad para anticipar el golpe anunciado del clima no habrá “zona cero” posible.

¿Vamos a seguir hablando del planeta? ¿Se necesita filosofar para entender, siempre en tercera persona, que algo mal estamos haciendo? Casi al unísono experimentamos inundaciones en Santa Fe, incendios en La Pampa, tornado en San Luis y un alud en Jujuy. ¿No es hora de hacerse cargo? No más preguntas, señor juez.


____
Fuente: La Opinión de Rafaela, Gonzalo Rodríguez

Macri, se manchó la pelota

A propósito de los improperios de Gámez destinados a Macri

Luego de acordarse de los ancestros del presidente, Raúl Gámez presidente de Vélez dijo entre otras cosas “Que (Macri) deje el fútbol porque es una vergüenza la presión que está haciendo sobre los clubes para que seamos cada vez más pobres y sacarse el guste de que ganen plata los amigos de él, haciendo sociedades anónima...”

La crisis de la AFA, lejos de desacelerarse, se profundiza. Luego de las palabras del presidente Mauricio Macri ratificando que el Estado no aportará más en el Fútbol Para Todos, la Mesa Directiva de la B Nacional anunció que no reanudará la actividad el 28 de enero, como estaba previsto, si antes no cobra el dinero que le reclama a la AFA. Y con este otro frente de tormenta, se suceden las reuniones para tejer alianzas de cara a las elecciones, en primera instancia establecidas por FIFA para el 28 de abril, más allá de la presentación del Ascenso Unido que pedía votar el 15 de febrero.

Y en este juego de ajedrez crece la alianza entre Daniel Angelici y Claudio Chiqui Tapia, el yerno de Hugo Moyano. Hubo una reunión a la vista de todo aquél que quisiera verla entre ambos en Mar del Plata, donde Chiqui también se mostró con el massista Nicolás Russo, titular de Lanús, para entablar un diálogo con destinatarios precisos: Marcelo Tinelli y Rodolfo D'Onofrio, el presidente de River. Ellos encabezaron la movida unos días antes, cuando juntaron a los clubes de Primera División en un restó de la Costanera y dejaron de lado al Ascenso Unido, que comanda Tapia y que con el Estatuto vigente de la AFA definiría la elección en su favor. Obviamente ese día Angelici pegó el faltazo.

Ocurre que desde La Rosada no quieren a ninguno de los dos. Tinelli nunca pudo encauzar su relación con Macri luego de haberle prestado pantalla a Daniel Scioli previo a las elecciones presidenciales. Y D'Onofrio usó buena parte del aparato del Pro para quedarse con el sillón de River, y ahora muchos señalan que se "cortó solo" y busca ganar presencia pública y política al contactarse con diferentes intendentes del Conurbano a partir de acciones solidarias, pero por afuera del partido amarillo.

Que desde el Gobierno tengan la mira puesta en Tinelli y D'Onofrio es una gran noticia para Angelici, quien también está enfrentado con ambos y por eso buscó tracción en Tapia, quien comanda las riendas del aparato, con el Estatuto vigente, más poderoso de la AFA. El Tano le acercó a Tapia la idea de crear la Superliga -uno de los anhelos de Macri- sólo con los equipos de la A, poner a uno de sus hombres al mando y dejarle al yerno de Moyano el camino allanado para que controle la AFA, que manejaría el Ascenso y la Selección.

Con ese plan, el Tano tendría gente de confianza a cargo del fútbol en el país -otro deseo de Macri- y empezaría a hacer un trabajo de hormiga para ganar terreno en la Conmebol, donde Argentina perdió su monstruoso peso y encima un lugar donde siempre fue más querido D'Onofrio. Claro, para eso el presidente de Boca deberá convencer a varios pares de Primera División de que apoyar a Tapia es la mejor opción, tarea que por ahora no parece sencilla, ya que muchos clubes están encolumnados con Tinelli y lo ven un hábil negociador de los derechos de TV.

Igual todo dependerá de cómo se desarrollen las cosas en estos días. Macri anunció que no habrá más dinero pero no dijo nada sobre el monto que el Gobierno deberá pagar por rescindir unilateralmente el vínculo del FPT, que debería continuar hasta el 2019. Encima, los 350 millones de pesos que prometió para diciembre el Comité de Regularización que comanda Armando Pérez, otro hombre del Presidente, estaban atados a la rescisión del convenio con el Gobierno, algo que al final todavía no se formalizó y entonces los clubes están asfixiados económicamente.

"Pedante", "soberbio" y "basura" son otros de los calificativos con los que Gámez agredió verbalmente al jefe de Estado y concluyó: "Estoy fuera del sistema, no tengo la posibilidad de pelear contra ellos, hacen abuso del poder".


___
Con textos de La Política Online

8 de enero de 2017

Quintanita (la guerra del negocio farmacéutico)

La guerra del negocio farmacéutico, expone al vicefeje de gabinete de Macri

Reflexión previa. Tiene relación directa la decisión de Regazzoni con el anuncio de los farmacéuticos de no atender a PAMI a partir de febrero por la abultada deuda del instituto?

Como todo tiene que ver con todo, en el medio de este berenjenal Farmacity quiere aprovechar su momento de cercanía con el poder. En medio de las conflictivas negociaciones entre PAMI, las farmacias y los laboratorios, la cadena retomó un viejo reclamo monetario.

Fundada por el influyente vicejefe de gabinete Mario Quintana, la empresa plantea que es víctima desde hace años de una suerte de confabulación entre la industria de los medicamentos (con Roemmers a la cabeza) y las farmacias chicas y medianas, ante la mirada pasiva del PAMI. Con ese argumento, reflotó su queja ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, dependiente de la Secretaría de Comercio, quien pocos años atrás había fallado en su contra.

Ahora, ante un nuevo clima político, la Comisión podría darle razón a Farmacity en su reclamo multimillonario. De resultar así, se favorecería la concentración y expansión de ese tanque de 250 sucursales, según afirman los representantes de las demás farmacias.

A partir de un acuerdo post-crisis de 2001, las farmacias ponen una parte del descuento que se le hace a los beneficiarios de PAMI (la mayor obra social de la Argentina, con más de cinco millones de afiliados), cada vez que los jubilados o pensionados compran un remedio. Se trata de una especie de sistema solidario, en función de las capacidades, ubicación, publicidad, facturación y volumen de ventas: una farmacia mediana de Capital se hace cargo del 17% del precio del remedio, mientras que una chica de una ciudad chaqueña pone alrededor de un 10%.

En 2011, las farmacias y los laboratorios reajustaron el arreglo, considerando la expansión y ventajas comparativas de Farmacity. El promedio nacional del descuento pasó a ser del 14%, mientras que para Farmacity alcanzó los 22 puntos.

En 2014, un decreto del entonces alcalde Mauricio Macri saldaría la controversia sobre la ventas polirrubro de Farmacity en Capital: la cadena del fondo de inversión Pegasus (controladora de heladerías Freddo y el shopping Tortugas Open Mall) podría seguir vendiendo tanto remedios, como golosinas, café y galletas.

Pese a ese handicap, Farmacity siempre se opuso al acuerdo. En 2013, Quintana le apuntó directamente a Roemmers, su archienemigo de la industria. “La rentabilidad del sector queda en manos de los laboratorios”, afirmó el actual vicejefe de Gabinete.

A tal punto llegó la pulseada por esos puntos de descuento, que Farmacity recurrió al estudio Bouzat, Rosenkrantz y Asociados para judicializar su reclamo. Patrocinada por el bufet del actual juez de la Corte Suprema Carlos Rosenkrantz, la cadena pidió una medida cautelar. Pero el Juzgado Federal en lo Civil y Comercial Federal Nº 11 de la Capital lo desestimó.

En mayo de 2012, buscó una alternativa administrativa en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNCD). Denunció una movida discriminatoria por parte de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), y Roemmers SA, entre otros actores. Pero en junio de 2014, la CNDC la desairó nuevamente.

El expediente parecía cerrado, hasta que en septiembre pasado la cadena volvió a la carga en la Comisión, con el argumento del empeoramiento de la situación económica. Bajo la órbita del secretario de Comercio Miguel Braun, la CNCD pidió informes a Farmacity y citó a declarar a los representantes de la COFA y de la Federación Argentina de Cámaras de Farmacia. Si bien prefieren no hacer declaraciones, desde esas organizaciones intuyen un desenlace inminente y favorable a la empresa. Es decir, contrario a sus intereses.

Ahi lo tenés a Quintanita...



Con textos de Andres Fidanza

7 de enero de 2017

PAMI, la tijera de Macri


Publiqué en mi otro blog el artículo de La Nación, sobre los recortes de PAMI, mejor dicho de Regazzoni expuesta en la Disposición Conjunta 0005-17. La sensación de atropello que se siente es feroz. La misma sensación que se siente cuando una encargada de oficina del PAMI te dice: «su médico de cabecera es ...», cómo? Y la libertad de elegir a mi médico de cabecera? lo mismo cuando te dicen que dos odontólogos atienden en el centro de jubilados de tu ciudad en un lugar «acondicionado» para tal fin. La palabra libertad para el PAMI no existe y como dice Novarecio, no escucha.

Pignanelli con criterio dice “usted cobra la jubilación tenga o no prepaga, le retienen para el PAMI un porcentaje muy importante de la jubilación.”

Me hicieron consultas sobre cuanto retiene ANSeS del haber jubilatorio para la obra social. El cálculo es simple y es la sumatoria de dos cálculos: 1) el 3% sobre el haber jubilatorio bruto y 2) el 3% sobre el excedente del haber jubilatorio sobre la jubilación mínima. Por resolución 286/16 la mínima es $ 5.661,16

Por ejemplo, si una persona tiene un haber bruto de $ 18.000. 1) 3% es igual a $ 540; 2) 3% sobre $ 18.000 - $ 5.661,16 → $ 12.338,83 es igual a $ 370.17 . EL total a retener para el PAMI es $ 910.17

Nada, un dato nomas.

Ahora si, leemos a Novarecio en su nota Pami no escucha. Impecable.

Leo, azorado, que el PAMI anuncia un recorte generalizado en la cobertura de los medicamentos para sus afiliados. Leo, impactado, que esto se presenta como una buena noticia y que quienes quieren un cambio lo aplauden.  Leo, siempre aprendiendo, al analista Gabriel Rolón que sostiene que no es cierto que para que haya un sádico sea necesario un masoquista. Lamento contradecir al amigo psicoanalista. En el manejo de las consecuencias de la  cosa pública la afirmación de que nos encanta ser maltratados funciona perfectamente.

La medida del PAMI es ilegítima  -tal vez ilegal- y propia de un relato de justicia irreal que en realidad se basa en un individualismo y conservadurismo exacerbados.

El Instituto de Previsión Social destinado a jubilados y pensionados anuncia en una nota que consigue la sagaz Fernanda Donovan que hay un abuso en beneficiarios del sistema para la cobertura del ciento por cien en medicamentos. No hay dudas. Se coincide. Describe el saqueo político que se ha hecho en la obra social. Hay más que pruebas que deben ser llevadas a la justicia penal esperando que alguna vez alguien devuelva la plata que se robó y, de paso, vaya preso.

Explica Carlos Regazzoni en La Nación que desde ahora no tendrán sus medicamentos gratis todas aquellas personas que sean propietarias de más de un inmueble o que de los registros surja que tengan de un vehículo de menos de 10 años (con la excepción de aquellos que posean un certificado de discapacidad). Tampoco podrán hacerse de medicamentos gratis los que perciban por arriba de 8000 pesos (ellos tendrán una cobertura menor) o  sean dueños de embarcaciones o de aeronaves.

Otro universo que perderá el acceso a la bonificación, dice la nota periodística, son aquellos jubilados que, además de PAMI, cuenten con una prepaga, entre 100.000 y 200.000 tendrían además un plan de medicina prepaga.

Vamos por parte: ni la administración Macri ni nadie es la dueña de los aportes y del destino de ellos de los trabajadores argentinos que, por principio solidario y obligatorio, tienen descuentos de sus haberes como trabajadores. Es un precepto de justicia social que vale más que cualquier cargo administrativo

Sería bueno que el titular del PAMI omita decir (y especialmente creer) que él concede algo. Hay una ley que lo obliga a hacerlo. Él es apenas un administrador que debe ceñirse a la norma.  Lo recordamos antes con Diego Bossio cuando creía que con los dineros de los jubilados podía hacer lo que él creyese y lo hacemos ahora.

Es falso que sea solidario que una persona "rica" (luego veremos qué entiende Regazzoni por rico)  omita usar el PAMI porque se puede pagar una prepaga. Allí se esconde el germen de un próximo paso que postularía un "soy rico (sic); cómo no voy a usar PAMI de viejo, a mí no me descuenten durante mi vida laboral que me las arreglaré por mi cuenta. Si soy rico para no usarla de viejo, soy rico para no aportar de joven". Eso es el fin de las obras sociales solidarias que se desfinanciarían en un golpe.

¿Qué cosa es ser "rico" para el PAMI de hoy? Tener un avión o una embarcación. Por lo primero no hay demasiadas dudas. Lo de la embarcación podría merecer distintos comentarios de sutilezas pero dejemos pasar. Se es rico, sin embargo, si se tiene un  auto de menos de 10 años de antigüedad. ¿En serio piensan eso el presidente y Carlos Regazzoni? ¿Un jubilado con un Corsa 2007 es rico? La grosería del concepto me exime de mayores comentarios.

Se es rico para Cambiemos si se tiene más de una propiedad. No importan metros cuadrados, condiciones, lugares ni mucho menos. Un jubilado con dos monoambientes es igual a Eduardo Constantini. Olvídense de la cultura tana de nuestros abuelos que se deslomaban separando algo de dinero para construir un departamentito al fondo de la casa y garantizarse la vejez. Algunos funcionarios no han escuchado jamás la educación de sus abuelos.

Se es rico si se tiene una prepaga, dice PAMI. Claro, esto sí tiene toda lógica. El PAMI es tan estupendo servicio, no tiene ningún reclamo para los jubilados que están felices con la atención que reciben, jamás un retraso en conseguir un turno, una prótesis, una operación programada,  que si pagan una prepaga es de puro derrochones que son. Ni hablar de esos hijos molestos que viendo que sus padres necesitan ayuda les pagan una privada para evitarles cualquier contratiempo. Hay que abolir esa preocupación filial si en el PAMI todo es color de rosa. De paso: los padres de los que firman esta resolución, ¿se atienden en el PAMI o tienen prepaga? Eso, evitaría todo otro comentario.

Hablar de jubilados no necesita de ironías. Ganan 6000 mangos por mes en su inmensa mayoría. Eso solo debería avergonzar a los que por décadas administraron su obra social. Pensar recortes en personas que tienen ese estipendio (u 8000 pesos, según la norma) es ilegítimo por concepción, conservador por ideología y mentirosamente solidario. A los que aplauden diciendo que es solidario que "el que puede" no use el PAMI sólo me permito recordarles a Bertolt Brecht y su idea de creer que escupir para arriba no tiene consecuencias.

Se dice que se ahorran 1600 millones de pesos. ¿Equivalen a cuánto de retenciones mineras? Sería solidario que alguna vez empezaran por otro lado para los recortes, que sin dudas son necesarios por el estado de las cosas recibidas, pero no por este. O dará la impresión de que, de verdad, no escuchan.