27 de mayo de 2016

El plan económico al desnudo.


Por: Salvador Di Stefano

Retraso cambiario, asfixia monetaria, poco crédito. Baja de impuestos, suba de jubilaciones, blanqueo, moratoria y crédito dirigido. Déficit fiscal, y financiamiento externo. El gobierno va mostrando su plan económico, generando controversias, hay aspectos positivos y negativos. ¿Hacia dónde vamos?

1)    Blanqueo: El blanqueo que se pretende llevar adelante luce a prima facie muy oneroso. Con tasas que se ubican en torno del 8% y 10% para el primer tramo, y picos del 15% para el segundo tramo, nos parece elevadísimo. No sabemos aún si el gobierno persigue solo el castigo, o incorporar una masa alta de dinero a la base imponible de impuestos al país. Sin abundar en detalles, porque no se conoció el texto completo del blanqueo, el gobierno espera una suma de U$S 60.000 millones, nos parece muy ambiciosa, veremos.

2)    Bajas de impuestos. Se habla de subir el mínimo de bienes personales, y eliminarlo para el año 2019. Para dicha fecha se volvería a instalar el impuesto a la herencia. Este impuesto es fácilmente evadible, siempre y cuando se trabaje prolijamente en el traspaso de activos a descendientes en el tiempo. Por otro lado, se anunció que podría eliminarse el impuesto a la distribución de dividendos, una medida muy esperada por el mercado.

3)    Monotributos. Se espera con ansiedad una suba de los mínimos de los monotributos, el gobierno dice tenerlo en la agenda, esperemos que le den prioridad, ya que es un anuncio reiterado, sin que se haga efectivo.

4)    Pago de sentencias a jubilados. Con gran ansiedad se espera el pago de este reclamo del sector pasivo, podría venir acompañado de fuertes aumentos en algunas jubilaciones, sería óptimo para mejorar el consumo.

5)    Créditos hipotecarios y prendarios. Se oficializaría el lanzamiento de créditos prendarios y hipotecarios. En ambos casos muy beneficios para la población.

Todas estas medidas de verían impactar positivamente en el mercado de capitales, ya que atraen más dólares al país.

Dentro de las políticas llevada adelante por el gobierno nacional, se anunció que no habría más incrementos tarifarios por el resto del año. Por otro lado, se le abrió a la canilla a las provincias para que salgan a capturar dólares en el exterior. Esto genera un gran ingreso de capitales al país.

Paralelamente a estos anuncios el Banco Central República Argentina sigue asfixiando al mercado, por un lado, el día martes bajo la tasa de corto plazo al 35,25% anual, y el jueves subió 4% los encajes bancarios, quitándole capacidad prestable a los bancos, e incrementando los costos de financiamiento.

Esto nos muestra una economía que es bastante blanda por el lado fiscal, ya que baja impuestos e incrementa gastos, atándose a la suerte de la financiación permanente del déficit.

Por otro lado, este mismo gobierno quita pesos del mercado y el presidente del Banco Central se convierte en el patrón del corralón.

En el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, ante la posibilidad de que los inversores protejan sus inversiones comprando dólares, paso a implementar un cepo cambiario, poniendo en un corral los dólares, y no dejando que nadie los pueda adquirir.

Bajo el gobierno de Mauricio Macri se levantó el cepo al dólar, se liberó el corral. Sin embargo, se llevaron adelante otros corrales, por ejemplo, se elevan los encajes, que significa que los bancos están obligados a inmovilizar una mayor cantidad de pesos en el Banco Central. Por otro lado, el propio Banco Central salió a ofrecer tasas del 35,25% anual, para que los inversores ingresen sus pesos a un corral voluntario, pero muy oneroso.

En esta nueva etapa, con dólares escasos, se acorralan pesos, en forma voluntaria, pero a tasas extremadamente elevadas. Es falso que el dólar cotiza libremente, la argentina sigue teniendo control de cambio, y la política monetaria nos está asfixiando, y brinda tanta rentabilidad en pesos, que pocos piensan en comprar dólares en esta etapa.

Por otro lado, llegan dólares del exterior, por el endeudamiento del Estado, de las provincias y las empresas privadas, se abrió una ventana que hacía 12 años que estaba cerrada, lo que produce una avalancha de divisas. Si a esto le sumamos que vendrá otra avalancha de dólares del blanqueo, parecería que no hay muchas posibilidades de una devaluación del dólar en este escenario.

En este contexto, dólar bajo y poco competitivo, más una tasa de interés asfixiante, que genera escases de dinero en el mercado, provocan una recesión muy fuerte en el mercado cotidiano.

La contracara de este escenario, es suba de los bonos en dólares y pesos, probable suba del mercado accionario, y un menú de inversiones muy atractivo para el inversor.

El dólar dejo de brillar, por una política de gobierno que prefiere el dólar bajo, muchos negocios financieros, y pocos negocios productivos. Un gran gasto público, y déficit fiscal que lo financian desde el exterior, en donde se pondera este tipo de planes.

Con financiamiento externa, la política de dólar bajo puede perdurar mucho tiempo, lo que estamos convencidos es que no es un plan que apunta a lo productivo.

Los sectores exportadores se verán perjudicados, salvo una parte de los negocios del campo, que atraviesan una coyuntura muy especial, con precios a la suba en los mercados mundiales.

Conclusión

El blanqueo es caro, pero no es el mejor. La baja de impuestos es una medida muy positiva. El pago a los jubilados una gran media que hace justicia. La asfixia financiera, es parte de un plan monetario que no apunta a la producción. El dólar bajo es pan para hoy y hambre para mañana. Es mentira que el dólar fluctúa libremente, la tasa de interés hace de costo de oportunidad, y el gobierno la coloca en niveles estrafalarios. Si el mundo financia este plan, puede durar muchos años, y podemos derramar mucha tinta haciendo críticas, que el gobierno seguirá en dicho camino. La convertibilidad duro 10 años, y era financiada del exterior. El gobierno de los Kirchner duro 12 años, y fue financiado por las exportaciones de soja, y un contexto internacional único. El gobierno de Mauricio Macri tiene la suba de la soja y el financiamiento internacional, saca tus propias conclusiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se aceptan comentarios anónimos. Gracias por participar