12 de febrero de 2012

Mucha más tela para cortar


Dijo Débora Giorgi “Logramos recuperar una industria textil competitiva que hace 10 años estaba en el infierno y hoy está de pie, con un crecimiento en la producción del casi 150% en los últimos 8 años”, y es cierto; entre 1970 y 2005 la superficie sembrada con algodón en la Argentina muestra oscilaciones que van entre un máximo de 839.078 ha promedio en el quinquenio 1996-00 y un mínimo de 282.896 ha promedio en 2001-05, produciéndose entre estos dos períodos una reducción del 66% del área sembrada y del 61% de la producción.  En el período 1970-2005 la máxima superficie sembrada correspondió al año 1998 con 1.133.150 ha  y la mínima fue de 158.209 ha en 2003.

La explicación de este fenómeno se encuentra en la caída de los precios internacionales del algodón y en ciertas condiciones climáticas adversas que impactaron fuertemente sobre el cultivo. Esta crítica situación y su persistencia, llevó a que la superficie algodonera se destinara a otros usos más rentables, como por ejemplo la soja, de menores costos de producción y mayor seguridad de comercialización.

La industria textil había llegado en 2002 a reducir la actividad a su mínimo histórico y luego, a partir de las políticas impulsadas por el gobierno nacional, comenzó una nueva etapa de crecimiento, con una expansión acumulada de casi el 150% entre 2003 y 2011.

Según la encuesta que realiza anualmente la Fundación Pro Tejer respecto a la actividad de la industria textil, el 62,9% de las empresas desarrollará inversiones productivas en la búsqueda de aumento de la capacidad de producción y la competitividad, teniendo en cuenta el crecimiento de la demanda interna proyectada, las expectativas positivas sobre la economía nacional y la confianza en la efectividad del sistema de administración de las importaciones por parte del Estado.

En el último año el 60% de las empresas aumentó sus ventas, con respecto al año anterior y las exportaciones superaron los 800 millones de dólares (un 50% más que en 2010) y 160 mil toneladas. El 78% de las exportaciones tuvieron como principales destinos a Brasil, China, Italia, Turquía, Alemania, Uruguay, Indonesia, México, entre otros.

Se registraron en el sector inversiones por más de 1.100 millones de pesos que se destinaron a la adquisición de maquinarias y equipos, construcción o ampliación de plantas productivas y capacitación. Según datos de la encuesta, el 40% de las empresas registraron un aumento en el número de empleados.

El 51,4% estima que incrementará sus ventas este año y asegura que la calidad de sus productos, el crecimiento de la demanda y la implementación de políticas activas por parte del Gobierno en defensa del mercado interno son los fundamentos del optimismo empresarial. En tanto, el 89% asegura que mantendrá o aumentará su plantilla laboral.

Algunas de las inversiones en el sector

La empresa Coteminas realizó una inversión de $ 96 millones y generaron 350 nuevos puestos de trabajo. La empresa se convirtió en la mayor productora de toallas del país y sustituirá importaciones por 7,2 millones de dólares, bajando así la importación desde Brasil de 1.500 a 600 toneladas anuales. Además incrementó su capacidad instalada que le permite alcanzar las 11.520 toneladas al año de producción.

Vesuvio -que produce prendas para la marca de origen francés Lacoste- realizó una inversión inicial de $ 4 millones –de un plan total de 12 millones- que generó 100 puestos de trabajo. La nueva planta es la tercera unidad productiva que Lacoste Internacional tiene fuera de Francia, junto con China y Perú, y la firma planea exportar el 60% de la producción argentina. La empresa planea una inversión similar en este 2012, además de la incorporación de otros 260 empleados para totalizar 710 trabajadores.

Nike Argentina anunció una inversión de casi USD 5 millones en 2011, que generó 650 nuevos puestos de trabajo. La empresa desarrollará un centro de costura, ampliará una línea de armado e invertirá en empresas que le fabrican indumentaria en Capital Federal, Gran Buenos Aires y Tierra del Fuego. Desde 2007, Nike ya suma inversiones por USD 27 millones.

Button Company, empresa fabricante de botones y accesorios para la industria textil, inauguró -en 2011- su fábrica en Villa Urquiza, lo que demandó una inversión de US$ 1 millón. La misma le permitirá sustituir importaciones por US$ 400.000 anuales, y prevé este año exportar el 15% de su producción a México y Uruguay - donde hoy ya exportan - y sumar como comprador a Colombia.



__
Datos propios y del Ministerio de Industrias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se aceptan comentarios anónimos. Gracias por participar