9 de febrero de 2012

Hombre en llamas


El escenario del gobierno socialista de Santa Fe es complicado, pero como si nada los delfines de Binner siguen operando para instalar definitivamente en la sociedad extra-zona, la imagen de un excelente administrador. En realidad, lo que éste le dejó a Bonfatti es notable por donde se lo mire: 1. Paritarias con un techo y piso que no se van a encontrar fácilmente; 2. Déficit enorme; 3. Financiamiento indemdiato; 4. Problemas de seguridad, se había dispuesto que los Agentes de Seguridad Vial de toda la provincia abandonen sus emplazamientos dejando solo guardias administrativas para reforzar Santa Fe y Rosario, ante el enojo de toda la sociedad, se dejó sin efecto la medida. Como si esto fuera poco, ahora Binner dice que la inseguridad en Rosario debe ser atendido por la Nación; 5. Problemas de energía; 6. Problemas con las obras públicas. Están parados todos los hospitales en construcción por falta de pago.

La lista es larga y el desconcierto también.

Como el hilo se corta justo ahí, en lo más delgado, se busca una reforma impositiva con apoyo de la oposición, pero con críticas, buscando un mea culpa del gobierno de la rosa. No hay tablas en el escenario por eso apelarán -porque además el rojo apura- al ajuste de los valores fiscales en el impuesto inmobiliario rural, y está bien.

Mario Lacava (FpV) dixit:
El gobierno, lo primero que tiene que hacer, es demostrar a la ciudadanía de la provincia de Santa Fe y a la Legislatura Provincial en qué gastó tanto dinero, que manejó durante cuatro años de gestión el Frente Progresista.

Porque además que Obeid les dejó muchísima plata disponible en plazos fijos, caja de ahorro y Fondo Anticíclico, en estos últimos cuatro años hubo una recaudación récord en la provincia de Santa Fe que superó en más del 30% a la inflación real, que es la inflación de la góndola.

Esto quiere decir que el gobierno del Frente Progresista contó con muchísimos recursos que, evidentemente, no fueron a parar a las obras, porque hay muy poca obra pública en la provincia de Santa Fe, pero sí fueron a parar a gastos corrientes que son totalmente superfluos e innecesarios.

Entonces, antes de hablar de aumentar los impuestos, hay que hablar en qué gastaron los muchos recursos que tuvieron y, además, decirnos en qué gastarán en el futuro los muchos recursos que también tendrán, porque hay que tener en cuenta que hay un Presupuesto (General de Gastos y Cálculo de Recursos para el Ejercicio Económico 2012) de 34.000 millones de pesos.

Y, en lugar de mirar hacia adentro de la administración para ver en qué se puede ser más austero, más racional y más prioritario en los gastos, siguen pensando en aumentar impuestos. Es lo mismo que pasó con la EPE y con Aguas (Santafesinas Sociedad Anónima) (ASSA) donde siempre aumentaron (las tarifas).

Siempre han optado por cargar sobre el bolsillo de los santafesinos lo que nosotros hemos denominado un ineficiente manejo del gasto público, porque han gastado mucho y mal y, en consecuencia, no hay dinero para las cosas prioritarias.
Y también está bien.





__
Foto de Cruz del Sur

No hay comentarios: