18 de febrero de 2012

Dólares, lo que era y lo que es


Durante 2011 la formación de activos externos del sector privado no financiero, o salida de capitales, alcanzó los 22.654 millones de dólares. Se trata de la cifra más elevada desde el pico registrado en 2008 cuando estallaron la crisis financiera internacional y el conflicto del agro, aunque es inferior a los pronósticos realizados por las consultoras de la city. A lo largo del año pasado el Gobierno puso en funcionamiento distintos instrumentos fiscales y normativos para limitar la fuga de capitales, desactivar movimientos especulativos y garantizar la oferta de divisas. Las presiones devaluatorias cedieron y los datos del Balance Cambiario que elabora el Banco Central evidencian una desaceleración del proceso de fuga de capitales entre octubre y diciembre.

El año electoral comenzó con una salida de capitales de 3700 millones. El proceso se aceleró en el segundo trimestre cuando la formación de activos externos superó los 6000 millones de dólares. Para el período julio-septiembre la cifra trepó hasta los 8500 millones en un escenario de crecientes presiones devaluatorias, que forzaron una activa intervención del Banco Central a través de la venta de reservas internacionales para abastecer la demanda de divisas y preservar la cotización del dólar.

Así se alcanzó septiembre con una fuga cercana a los 18 mil millones de dólares. A lo largo de los primeros nueve meses del año, unos tres millones de individuos y empresas compraron dólares en el mercado cambiario local. Según los datos del Banco Central, el 0,2 por ciento del total, alrededor de 6000 personas, adquirió más de 250 mil dólares cada uno en ese período. Ese reducido segmento de grandes compradores concentró el 35 por ciento de la demanda de moneda extranjera, más de 6000 millones de dólares.

Las distintas medidas impulsadas buscaron desincentivar las operaciones especulativas en el mercado cambiario y garantizar la oferta de divisas en un marco de menor holgura. Entre esos instrumentos figuran la aplicación del nuevo sistema de fiscalización de AFIP para la compraventa de moneda extranjera y la obligación para que las empresas petroleras y mineras liquiden en el país sus dólares de exportación. En el directorio del Banco Central señalaron que “el sistema de fiscalización instalado en octubre, que dispuso la necesidad de demostrar la capacidad económica para adquirir moneda extranjera, contuvo la formación de activos externos hacia fin de año”. En octubre, esa cuenta llegó hasta los 2944 millones de dólares, pero las compras se redujeron a 754 y 605 millones de dólares en noviembre y diciembre, respectivamente.

Además, los organismos encargados del control del mercado cambiario activaron un conjunto de regulaciones para restringir el funcionamiento de las “cuevas” u operatorias como “contado con liqui”, al tiempo que desplegaron inspectores activamente para detectar coleros/prestanombres.

Finalmente, también contribuyó la decisión de que las empresas aseguradoras traigan de regreso al país inversiones en el exterior por 1700 millones de dólares. Precisamente, los flujos de activos externos con fines preestablecidos registraron un ingreso neto de 1043 millones de dólares en el último trimestre del año. Ese comportamiento estuvo explicado en gran medida por la repatriación de las inversiones que llevaron adelante las entidades aseguradoras y contabilizaron 803 millones de dólares.

Entre 2007 y 2011 se fugaron del sistema local alrededor de 81 mil millones de dólares, una cifra muy elevada que solamente es comparable con la fuga que se registró durante la tablita de Martínez de Hoz y la debacle de 1978 a 1982. A diferencia de ese proceso, la salida reciente no deriva de una crisis interna y, a pesar de su magnitud, la economía local continuó creciendo en forma sostenida.



____
Textos de Tomás Lukin

1 comentario:

  1. Creo que un mecanismo persiste todavia , y que es dificil de atacar , que es la triangulacion de operaciones. No conozco las cifras exactas , pero me parece es el mas refinado mecanismo de fuga de divisas.

    ResponderEliminar

No se aceptan comentarios anónimos. Gracias por participar