12 de enero de 2012

Rattazzi, francotirador neoliberal


 Por David Cufré

“Guillermo Moreno tiene una visión paleolítica de la economía. Las exportaciones e importaciones deberían ser algo fluido. En todos los países del mundo no hay ningún tipo de trabas al comercio exterior”, arriesgó Cristiano Rattazzi en agosto de 2008, dejando en claro su oposición a la intervención del Estado en esta materia. Esa concepción neoliberal choca con la política que viene desarrollando el Gobierno, que a la industria automotriz en particular le permitió batir records de producción año tras año. “Lo único que trajo la idea de vivir con lo nuestro fue pobreza y nos alejó cada vez más del mundo, por lo que es hora de pensar de una vez por todas en ser un país desarrollado”, insistió el titular de Fiat en abril de 2009, en otra declaración que desató una fuerte polémica.

Rattazzi es un francotirador con estilo particular. Tira para todos lados, pero en general después retrocede, pide disculpas o baja el perfil al extremo, y una vez pasada la tormenta vuelve a disparar. En medio de esa secuencia, que se repitió en varias oportunidades durante los gobiernos kirchneristas, logra aparecer en primera fila en actos oficiales y le dedica fuertes elogios al Gobierno. “Cristina entiende el mundo, ella ve lo que tiene que ser la Argentina del futuro”, dijo en septiembre pasado, tras las elecciones primarias. El empresario también reconoció siempre el apoyo que tuvo Fiat de parte del Estado, ya sea con créditos subsidiados o con el pago del Repro a sus trabajadores durante la crisis de 2009.

A pesar de ello, desde el Gobierno le reprochan a la automotriz italiana no haber demostrado el mejor timing político en la toma de decisiones en momentos delicados. El 2 de octubre del año pasado, por ejemplo, la empresa anunció la suspensión de 400 trabajadores de su planta en Córdoba por las dificultades para exportar a Brasil. Faltaban tres semanas para las elecciones presidenciales y la crisis internacional arreciaba. El Ministerio de Industria terminó intercediendo por la compañía ante su par brasileño y logró destrabar los envíos, lo que derivó en la cancelación de las suspensiones al día siguiente. Pero la sensación de riesgo inminente frente a un escenario externo complejo ya había quedado instalada.

3 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

terrible hijo de puta el tano, y maestro de nuestros hijos de puta autóctonos,
abrazo grande hermano

Mariano T. dijo...

Las fábricas tienen que dejar de producir si le faltan insumos. Algunos supenderán personal, otros los pondrán a pintar paredes.
El sistema fue diseñado para que oscuros funcionarios dictaminen, tomándose su tiempo, si el industrial puede traer esos insumos o no. Puede haber necesidad de aceitar el mecanismo con un regalo, o simplemente endulzar a una burócrata mal cogida.
Los más encumbrados, como Ratazzi, pueden llegar a la primera plana de los medios, otros un poco más abajo llegarán a que los atienda Moreno, o que Mendiguren interceda por ellos. Otros directamente se van a joder. Delicias del modelo...

Anónimo dijo...

UFFFF menos mal que hay quien nos avise que el modelo es un desastre,porque si no voy a pensar que hace ocho años que venimos creciendo,sigan asi muchachos la proxima pierden 70% a 30%