1 de febrero de 2011

Informe 2011 del BCRA, somos optimistas

La actividad económica se expandirá este año un 6%, impulsada principalmente por el consumo y la inversión, según estimaciones del Banco Central. De acuerdo con el Informe de Inflación para el Primer Trimestre del año, el contexto macroeconómico con el que clausuró el ejercicio fiscal 2010 se mantendrá en 2011, “permitiendo superar en tiempo record el impacto de la crisis global”. Los precios de los commodities continuarán en alza, lo que permitirá mantener la política cambiaria y de acumulación de reservas. La entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont estima que este año se registrará –descontados los pagos de vencimientos de deuda privada– un aumento neto de reservas. Por su parte, el informe advierte que la suba sostenida en el precio de las materias primas puede ser un factor de tensión inflacionaria local. Las proyecciones señalan también un excelente desempeño del sector agroexportador.

Los flujos del sector externo crecieron durante el año pasado impulsados por los buenos resultados de la cosecha agrícola, la importante expansión de los principales socios comerciales del país y la mayor actividad económica interna. Las ventas se concentraron principalmente en productos industriales y granos. “Para 2011 se espera una mejora en los precios de exportación explicada principalmente por las mayores cotizaciones de los productos agrícolas primarios y manufacturados, que reflejan los aumentos de los precios internacionales observados desde mediados de 2010”, señala el informe del Central. Como resultado, se espera una reducción en el saldo comercial, que para este año se estima en 10.000 millones de dólares.

El BC estima un panorama alentador para toda la región, con exportaciones latinoamericanas que registraron un importante incremento en 2010. “En un contexto de recuperación de las corrientes de comercio global, que habían sido severamente golpeadas por la crisis, todos los países de la región lograron elevadas tasas de crecimiento de sus exportaciones”, indica el estudio del organismo monetario. No obstante, dentro del proceso de expansión generalizado cabe destacar el desempeño de las exportaciones argentinas que, a diferencia de otros países, estuvo basado principalmente en un aumento de las cantidades vendidas, tanto de productos agropecuarios como industriales.

El Banco Central prevé entonces un contexto macroeconómico con continuidad de los principales factores que condujeron a una expansión de 9% del Producto en 2010. Para éste prevé un crecimiento del 6%. Reconoce además posibles presiones sobre los precios internos de la economía, pero se los adjudica a factores externos. Bajo este esquema la autoridad monetaria asegura que garantizará el equilibrio entre la demanda y oferta de dinero, manteniendo el esquema de flotación administrada del tipo de cambio. Calcula un tipo de cambio promedio para el cierre de este año en $ 4,27, lo que implicaría una apreciación respecto de los actuales valores de menos del 6%.

La política de flotación administrada también permitirá continuar acumulando reservas internacionales. Durante el transcurso de 2010 las compras de divisas superaron los pagos de la deuda pública y generaron un incremento neto de las reservas de U$S 4.222 millones. Esta expansión de los recursos echó por tierra las críticas del establishment por la decisión de pagar con reservas los compromisos de deuda de ese año. Para el ejercicio actual el Ejecutivo Nacional dispuso U$S 7.504 millones para el Fondo de Desendeudamiento.A segura el Informe de Inflación del Banco Central que, "Se espera que en 2011 la estrategia cambiaria implementada permita recuperar íntegramente los fondos que se utilicen para atender el servicio de deuda soberana”.



_____
Leído en CASH



No hay comentarios: