24 de noviembre de 2010

Argentina, vientos de cola

Ricardo Arriazu, economista invitado de Clarín analiza las condiciones favorables para el crecimiento de la economía de Argentina, destacando que confluyen: la amenaza de sanciones comerciales a China, la política de expansión monetaria de Estados Unidos, la presión devaluatoria en varios países y el clima de sequía en URSS que modifica en alza la plataforma de precios de granos y oleaginosas.

Además, admite -en este contexto- la consolidación económica de nuestro país, la ponderación de los inversores vía reducción de salida de capitales (lo que reduce la tasa de riesgo y la inseguridad jurídica tan afecta a resaltar los gurúes y la oposición) y desea efectos positivos de largo plazo en este período de bonanza:
«Los precios de los productos agropecuarios se han elevado en forma significativa a partir de Junio. Si se mantuviesen las actuales condiciones climáticas en Argentina, estas subas se reflejarían en una mejora en el valor de la cosecha cercana a los U$S 7.000 millones equivalentes al 1,9 puntos porcentuales del PBI.

Los impactos de esta mejora sobre la economía argentina serían casi tan significativos como los registrados el corriente año, en el que la mejora en el valor de la cosecha fue equivalente a casi 3 puntos porcentuales del PBI. El importante crecimiento económico de este año está básicamente explicado por esta mejora, por la reducción de las salidas de capitales y por la mayor demanda de automotores por parte de Brasil.

Una mejora en el valor de la cosecha beneficia a casi todos los sectores de la economía. El Gobierno se beneficia directamente a través de las retenciones e indirectamente a través de la recaudación de otros impuestos; los productores agropecuarios, por la mejora de sus márgenes; los transportistas, por la mayor carga que transportan y por la mejora de sus márgenes; la industria automotriz, por sus mayores ventas; la construcción, por la canalización de una porción del ahorro de los productores agropecuarios a la compra de viviendas; y lo mismo pasa con otros sectores.»
Nos vemos,

No hay comentarios: