30 de septiembre de 2010

BCRA, cerca de la gente y del país al que pertenece

por Matías Kulfas

Uno de los grandes problemas que tuvimos todos estos años era que el crédito era escaso. Salvando las actuaciones de la banca pública y las entidades cooperativas, el financiamiento siempre fue insuficiente. Ésa fue una realidad que complicó, que acogotó, las posibilidades de avanzar en un sendero de inversión, crecimiento y desarrollo productivo.

La novedad de estos últimos tiempos está atada al nuevo rumbo que tomó el Banco Central, desde donde se tomó una decisión, en línea con la política oficial, de disponer de un fondeo de magnitud para la inversión productiva. Además, otro punto que apareció claramente es que ese financiamiento estará diseccionado en función de las prioridades de la política económica del país.

Ahí se explica la importancia y el rol que juegan los ministerios de Economía, de Industria y de Agricultura, que conformarán una suerte de comité ad hoc.

Todo este entramado, aumento del financiamiento y políticas públicas definidas orientadas hacia el desarrollo productivo, se acopla con la posición adoptada desde el Banco Central, que lejos está de desconocer las necesidades de su gente y del país al que pertenece.

Hay dos datos diferenciales que es necesario puntualizar. Uno de ellos es lo que nos distingue de otros países, donde sus respectivos bancos centrales terminaron hegemonizados por visiones monetaristas, cuyo único objetivo fue la solvencia sistémica. Esas políticas no fueron efectivas para ver ni para atravesar la crisis financiera del año pasado. Es decir, fueron ineficaces y tuvieron políticas que dieron la espalda al desarrollo económico.

Lo que nos diferencia de nuestro propio pasado es que se tomó conciencia de que el sistema financiero que tenemos, con excepción de la banca pública y cooperativa, tuvo muy poca relevancia para dinamizar el crédito para la producción. También se tomó conciencia de lo pequeño y poco efectivo de este sistema para dinamizar el desarrollo. Y, justamente por eso, es que se destaca el rol de quienes rompieron con los lineamientos generales del mercado. Allí está el aporte, en la nueva vocación del Banco Central.

No hay comentarios: