11 de agosto de 2010

Leyes del proceso amparan la rentabilidad de la usura

Los bancos privados el año pasado registraron ganancias por $ 6.109 millones, 79% más que en 2008, con lo que durante el período 2004-2009 acumulan un resultado positivo de 15.541 millones de pesos. Pero las ganancias de los bancos no tienen correspondencia con el rol que deberían cumplir, es decir, el de ser intermediarios financieros que reciben los excedentes de las empresas y los vuelcan en préstamos productivos para motorizar la generación de empleo.

La ganancia de los bancos se sustenta principalmente en el incremento de los márgenes financieros, y prueba de ello es que justamente los préstamos personales (los de mayores tasas) son los que mostraron un mayor crecimiento. Se trata de préstamos dirigidos al consumo privado, uno de los principales pilares del esquema económico posconvertibilidad, que desde el primer trimestre de 2003 se mantiene en 67% del producto bruto interno.

No es una novedad que el acceso al crédito bancario dista de ser igualitario y que para acceder a un préstamo personal en un banco es necesario cumplir con una serie de requisitos que deja fuera a la mayoría de la población. Pero parece ser que donde existe una necesidad aparece un negocio. Así es como entran en escena las financieras, que en los alrededores de las estaciones de tren, y en cuanto lugar de confluencia de trabajadores de clase media baja y baja exista, ofrecen créditos a quienes no pueden acceder a los bancos. “¡Préstamos en efectivo ya!”, “$30.000 en sesenta cuotas a sola firma”, y ofertas por el estilo se tornaron ya habituales.

La inmensa mayoría de estas financieras son sociedades anónimas que se encuentran fuera del alcance de las normativas y la regulación del Banco Central. Pero no se trata de “cuevas” marginales como cualquier desprevenido pudiera pensar. Estas financieras son emprendimientos de los grandes bancos, que ven en esos sectores sociales una excelente oportunidad para ganar dinero. Este mecanismo les permite captar clientes de bajos recursos no bancarizados, que en la desesperación se encuentran dispuestos a tomar créditos accesibles (DNI, recibo de sueldo y algún servicio a su nombre) a pesar de las tasas usurarias.

Sólo por citar algunos ejemplos: BNP Paribas cuenta con Cetelem, Banco Galicia se hizo de Efectivo Sí (perteneciente a la CFA, de la que se desprendió AIG en medio de la crisis), Banco Supervielle se quedó con la unidad de negocios GE Money-Wallmart (convirtiéndose, con 330 mil tarjetas, en el principal emisor de Mastercard), Banco Comafi le compró al Citi la tarjeta Provencred, y Credilogros, que pertenece a GST (Grupo de Servicios y Transacciones).

Está claro que ante la ausencia de regulaciones, el negocio de financiación al consumo aparece como el más rentable del momento. La clave de la rentabilidad se basa en las altísimas tasas de interés que se están cobrando en el sistema financiero no oficial (no reconocido por el Banco Central), donde para financiar una compra cobran tasas de interés que rondan el 80%. Según datos publicados en el sitio ZonaBancos, en el caso de solicitarse un préstamo de $ 5.000.- a 12 meses (tasa fija), Cetelem está cobrando una tasa anual de 70,18%, y el costo financiero total asciende a 128,86%. Por el mismo préstamo Efectivo Sí cobra una tasa anual de 79,08% con un costo financiero total de 239,14%.

En este contexto toma especial relevancia la fuerte pelea que se está dando en el Congreso de la Nación para reformar la Ley de Entidades Financieras que impuso Alfredo Martínez de Hoz (21.526). Dicha ley, en conjunto con la de descentralización de depósitos (21.495), permitió que el sistema financiero dejara de estar subordinado al proceso productivo, pasando a ser un negocio por sí mismo.

Ya ingresó al Congreso el proyecto de ley de servicios financieros para el desarrollo económico y social. A veintisiete años de haber recuperado la democracia en nuestro país, llegó la hora de que se democratice el crédito.

Nos vemos,



Contribuye: Agustín Crivelli

2 comentarios:

Lucho dijo...

Servicios financieros Walmart: Tasa Efectiva Anual en pesos 61,83% = 0,17% diario!

Jorge Devincenzi dijo...

MUY BUEN POST. qqUIZAS LO SUBA A MI BLOG, CITANDO FUENTE CLARO