9 de junio de 2010

Causa Noble: verdades reveladoras

Por estos días, desde el lunes, todos -o casi todos- estamos en vilo a la espera de verdades que se revelen en el caso de Marcela y Felipe Herrera, por las connotaciones del trámite y cuyas derivaciones van mucho más allá de la verdad que se revele, como leí en este post de Almita.

Ocho años para resolver una causa ligada a la apropiación de bebes, y más de tres décadas de realizado el siniestro ilícito, son indicadores irrefutables de la demora histórica de la democracia argentina sobre el esclarecimiento de los hechos aberrantes producidos en la dictadura cívico-militar de 1976. En este sentido, las declaraciones de las víctimas más conocidas de esta perversa historia, los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble reflejan con toda su profundidad el drama irresuelto al que ha llevado el accionar del terrorismo de Estado y sus secuelas perversas.

Este caso, de comprobarse en los próximos días, será revelador de la compleja trama de impunidad de los ejecutores y su relación con diversos sectores del poder económico y político que en una suerte de pacto de silencio intentan eludir sus responsabilidades y su complicidad con el secuestro, exterminio y posterior apropiación de la descendencia de más de cuatrocientas jóvenes madres.

¿Porque se intentaron medidas dilatorias? Recusación de la jueza de la causa, impugnación del Banco Nacional de Datos Genéticos, junto con un planteo de inconstitucionalidad legal de la medida y el pedido de aplazamiento de los estudios genéticos.

Lo contradictorio del accionar obstruccionista de la señora Herrera de Noble, es la pertinaz decisión de impedir mediante estas maniobras dilatorias el conocimiento de la verdad que de la tan ansiada paz solicitada por sus hijos adoptivos. Esto no ha hecho más que exponer, de cara a la sociedad, a los atormentados jóvenes; lo que revela este caso paradigmático es el extremo al que pueden llegar, en su afán de negar lo innegable, sectores que durante décadas se han instalado en el infranqueable espacio de la impunidad del poder.

Nos vemos,



Contribución: Jorge Muracciole


3 comentarios:

Almita dijo...

Te leí con suma atención. Me pregunto si realmente como vos la llamás la "pertinaz decisión de impedir..." ha sido eso u otra cosa. Han sido expuestos los adultos, no hay dudas. La pregunta que me queda es si lo que intentó impedir -contradictoriamente- fue que sus hijos adoptivos estuvieran en paz, o el alud que de estos resultados se puede generar.

De vierde man dijo...

Están acostumbrados a "ser" el poder, pero parece que lo van a perder. Del todo, claro. Un abrazo.

CLAUDIO CASCO (Filómata) dijo...

Almita, De Vierde: una conjunción de miedo y poder. O dicho de otra manera: utilizar el poder o ejercerlo para mitigar el miedo a perder lo que se tiene.

Sólo la verdad nos hará libre dijo Jesús.

La señora de Noble y principalmente Marcela y Felipe ya no son los mismos ni la relación será la misma; comprenderán cuando el tiempo pase, que detrás del miedo, está la libertad

Gracias por el aporte, un abrazo