25 de abril de 2010

Las dos caras del canje

El canje de la deuda de los holdouts es un paso muy importante para la regularización de la situación financiera argentina. El acceso a los mercados de capitales debería ayudar para que el país deje de pagar la totalidad de vencimientos de capital e intereses y pase a refinanciar parte importante de éstos. Para ello se requiere poder acceder a financiamiento a tasas más bajas que las actuales y evitar así volver a pagar intereses usurarios.

El retorno a los mercados financieros es un arma de doble filo: puede ser útil para hacer más manejable la carga de la deuda externa o convertirse en la puerta de entrada para la vuelta al endeudamiento. La refinanciación puede complementar la política de desendeudamiento si sirve para refinanciar capital e intereses, disminuyendo así la carga de vencimientos de ciertos períodos y liberando recursos para impulsar el crecimiento de la actividad. Además, puede complementarse con medidas como los encajes a la entrada de capitales para impedir la entrada de capitales especulativos.

Por otro lado, es cierto que el canje también puede significar un retorno a la idea de que el país puede basar su desarrollo en la especulación financiera y el endeudamiento externo, tal como hicimos durante la última dictadura militar y el menemismo. Esa historia ya la conocemos: termina con la mitad de la población pasando hambre y la estructura productiva desintegrándose.

En ese sentido, la revisión de la legitimidad de la deuda sería un aporte para construir el “nunca más” de la deuda externa, impulsando desde el Congreso una investigación que ponga a la vista a los responsables del proceso que hundió al país en la crisis más importante de su historia y a las numerosas maniobras ilegales que implicó.

Esta acción ayudaría a que personajes oscuros de la historia argentina, como Martínez de Hoz, terminen encarcelados al igual que quienes se encargaban de organizar la defensa de su modelo económico mediante la represión y la desaparición. Además, sería parte fundamental de los cimientos de la construcción de la conciencia colectiva sobre el rol del endeudamiento y la necesidad de evitar que volvamos a caer en los errores del pasado.

Nos vemos,



Sobre textos de Andrés Tavosnanska

1 comentario:

Marcelozonasur dijo...

No puedo mas que compartir el post.

Es así la cosa. Si el canje significa refinanciar lo que se debe, bienvenido. Y creo que este es el pensamiento de este gobierno.
Distinto sería con Macri gobernando... sería como el Turco... pediría plata para gastar en boludeces.

Y lo de la legitimiedad de la deuda, no te pareció extraño que los opositores dejaron de fogonear esta idea? pasa que Corneta les da cámara... pueden decir cualquier atrocidad que ellos la maquillarán, pero eso de "revisar" la deuda... cuantas vacas sagradas caerían!

El último párrafo es para encuadrar y ponér en la pared.