26 de abril de 2010

Instantes

Si pudiera vivir nuevamente mi vida
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto,
me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas
que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida:
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás
trataría de tener solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos
que nunca iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera
y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres
y jugaría más con los niños,
si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

Jorge Luis Borges

3 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

Claudio, está largamente probado que ese poema no es de Borges; si recuerdo bien, es de una estadounidense, una dentista creo. Pero no es de Borges. No puedo buscar la información precisa pero chequealo y verás. Saludos, y podés borrar este comentario luego si querés.

Comandante Cansado dijo...

Hay dos bellos poemas (con métrica y rima, que es como escribía en general poesía) en los que sí habla del tema de la infelicidad: 2El remordimiento2 (http://www.poesia-inter.net/jlb1021.htm) y "1964" (http://www.poesia-inter.net/jlb0550.htm). ¡Saludos!

Claudio Casco (Filómata) dijo...

Comandante, no tengo porque borrar el comentario, por dos razones, pero la más importante es porque clarifica. Es cierto, posiblemente, formaba parte de una especie de colección de Borges, pero cuyo real autor sería Don Herold o Nadine Stair.

Pero lo más curioso de este asunto es que mucha gente se niega a creer que el poema NO fue escrito por Borges, a pesar de que no se encuentra publicado en ninguno de sus libros y aunque lo diga la mismísima María Kodama

Un abrazo