18 de febrero de 2010

Grecia, con la espada en el ojo


A raíz de comentarios en la entrada anterior donde venimos tratando el tema griego, consideramos interesante aportar más elementos de valoración sobre las consecuencias trágicas de los ajustes. La situación griega de hoy, es el espejo que refleja la situación argentina del 2001; mirar con ojos críticos y generar reflexión sobre lo que vivimos seguramente nos hará valorar lo difícil que fue salir del infierno del 2003 y cuanto cuesta reconstruir el país.

Grecia está atrapada. Por un lado tiene a la Unión Europea mordiéndole los talones para que reduzca un déficit de décadas en apenas 30 días y por el otro están los trabajadores junto a la clase media griega que intentan resistir la condena de ser ellos los que paguen el pato.

La crisis griega se generó, ahora se sabe, hace ya 10 años cuando tenía que cumplir los criterios de convergencia para entrar en la Unión Monetaria Europea. Fue cuando aparecieron los cuervos de Wall Street y les ofrecieron a los responsables de los sucesivos gobiernos socialistas y conservadores "una contabilidad creativa". Un magnífico negocio para los grandes bancos de inversiones de Wall Street. Con una maniobra que ayudó a Atenas a reducir el déficit mediante la transferencia de pasivo a futuro, Goldman Sachs se ganó más de 300 millones de dólares en comisiones. La semana pasada quedó en claro que fue todo un engaño: cambiaron de lugar las deudas y las pusieron como ganancias a futuro. De esa manera, Grecia cumplía con las demandas de Maastricht para adoptar el euro y el déficit iba a explotar más adelante. Ahora.

Ayer, los ministros de Economía de la UE dieron un mes de plazo al gobierno de Giorgos Papandreu para presentar los primeros resultados positivos de su plan de ajuste. Y le anunció que una misión del FMI irá a Atenas a supervisar el proceso. Le pusieron la espada en el ojo. Si Papandreu quiere que Grecia permanezca en la zona euro y bajar el déficit del 12,75% del PBI hasta un 8,7% en un año, tendrá que lanzar a millones de griegos a la pobreza. No hay fórmula alternativa posible. Tal vez, la UE se conduele y, finalmente, entregue algunas ayudas adicionales. Pero para entonces o Grecia llegó a una reducción del déficit en tiempo récord o hay otro gobierno que trate de negociar en mejores condiciones la salida de la crisis.

Y acá aparece otra variable de la ecuación. Los que están imponiendo las duras sanciones contra Grecia, sus pares europeos, no están en mucho mejor situación. Alemania, la economía más fuerte, no creció en el último trimestre de 2009; Francia se destacó con un tibio crecimiento. Los 27 socios de la UE tuvieron un aumento general de la economía de apenas 0,1%. Y comienzan a aparecer evidencias de que los esquemas de la "contabilidad creativa" fueron asumidos por varios países y no sólo Grecia.

La crisis debería servir, entonces, para crear una corriente de opinión más fuerte que lleve a restringir el juego financiero por parte de los gobiernos y se impongan duras restricciones a las instituciones financieras que ya crearon la crisis del 2009 en Estados Unidos y siguen contagiando con su peste al mundo.

Nos vemos.


Fuente: La Razón

2 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

¡Qué talento siniestro tiene el Neoliberalismo, 4 locos con carné, para reciclarse y estar dando consejos y tomar decisiones sobre la vida de millones de seres!
¡QUÉ HIJOS DE PUTA!

manuel el coronel dijo...

el tema es que grecia no se puede salir de la zona euro me parece, no?

Puede generarse una reacción en cadena? y si el pueblo se levanta peor aún que hace un año y pico?

Como deben estar disfrutando en Washintong