19 de octubre de 2009

La patria financiera

Desde el Club estamos apoyando la reforma financiera. La ley de entidades financieras vigente es el último vestigio ordenador de la dictadura militar y el programa neoliberal. Pasamos de una manera abrupta de un sistema de centralización de los depósitos, recordemos que los bancos tomaban dinero del mercado por cuenta y orden del BCRA y luego volvía al mercado vía redescuentos a distintas entidades financieras, a un sistema diseñado para que el mercado sea quien manejara los fondos y así se volcaron a operaciones de altísima rentabilidad y con mínima tasa de riesgo.

Carlos Heller quien está impulsando o la hará ni bien ingrese a la legislatura y dice cosas como estas "Por estas características el destino del crédito es determinado exclusivamente por la oferta y la demanda y de acuerdo a las políticas de rentabilidad de los bancos, lo que genera conductas pro-cíclicas que llevan a tomar riesgos altos en los auges y recortes crediticios en las crisis que las profundizan aún más. También las tasas de interés, principal costo de los créditos a la producción, son determinadas por el mercado y en momentos críticos en los que las empresas necesitan financiamiento para sortear la crisis, éste desaparece o resulta extremadamente caro."

Ahora, pareciera que la pretensión de Heller es bancarizar a toda la argentina y no esta mal. Ciudades como la mía, sólo tienen un solo banco, precisamente por esta cosa de la rentabilidad y la relación depósitos/empleados y otros ratios que manejan los banqueros a la hora de decidir abro aqui, cierro allá.

Sigue Heller: "Con la aplicación de esta ley, el sistema financiero argentino es el más pequeño en términos relativos de América Latina, dado que el valor de los créditos otorgados en relación al PIB es de sólo el 12%, cuando el promedio para América Latina es del 37%. De la misma forma, sólo ha logrado bancarizar al 50% de la población."

A pesar de tantos años en vigencia, la actual ley tampoco pudo generar un mercado de crédito para inversión a largo plazo. En el Club tratamos en profundidad el tema del desfinanciamiento de las economías regionales y el costo de oportunidad. Tratamos también la cruda realidad que fue la convertibilidad y la ilusión monetaria que construyó. La síntesis fue la enorme concentración de capital financiero y capital productivo y la utilización como mano de obra calificada a los pequeños productores expulsados del sistema.

Para completar las definiciones sobre la selección de la cartera y el riesgo: "Proponemos una nueva ley que interprete al sistema financiero como un servicio público, confeccionada desde el interés de los usuarios y no de las entidades. Se impulsa la construcción de un amplio mercado de crédito bancario, centrado en el crédito productivo y el hipotecario para la vivienda. Uno de los objetivos principales es democratizar el crédito, puesto que las carteras de préstamos bancarios reflejan una alta concentración por deudor. Por ello la ley fomentará los préstamos a las pymes."

"Sin duda estas previsiones cambiarán la forma en la cual los bancos otorgan préstamos actualmente, dado que tendrán distintas orientaciones y programas que cada banco deberá cumplir, manteniendo la decisión de elegir a quién le otorga cada préstamo, realizar el correspondiente análisis de riesgo y por lo tanto cada banco podrá armar su propia política de crédito, teniendo en cuenta las orientaciones generales. Pero también debe aclararse que esta disposición no es limitativa, sino que, por el contrario, los bancos seguramente aumentarán el nivel de préstamos a sus clientes con las nuevas regulaciones."

Lo que importa en definitiva es abrir sucursales para aumentar la capacidad prestable. Hoy todas las prestaciones sociales del gobierno nacional estan bancarizadas. Hoy todos los sueldos estan bancarizados; pulimos el concepto: ¿cuál es la opción?: muchos bancos en todas partes o pocos bancos con muchas sucursales. No sea cosa que proliferen y terminemos garantizando los depósitos como en otra época. Sobre esto Heller piensa "Otra de las áreas a cubrir es la cobertura universal para toda la población argentina, para que llegue a las localidades más pequeñas, fomentando la instalación de sucursales y oficinas de menor jerarquía. De las 3.248 localidades que hay en nuestro país, sólo un tercio está hoy bancarizada."

Para nosotros el eje debe pasar por el financiamiento al sistema productivo, haciendo posible la rentabilidad de las empresa con una combinación apta, aceptable y factible. En mi provincia (y sólo en la zona línea Paraná desde la ciudad de Reconquista hasta el límite con la provincia del Chaco), producimos azúcar de caña. Dos ingenios moliendo a lo largo de los años (Las Toscas-Villa Ocampo) llegaron a representar el 4% del consumo nacional (1,5 millones de toneladas/año). Hoy no llegamos al 1%. Los actores económicos no tienen acceso al mercado de capitales precisamente por el alto endeudamiento impositivo-previsional-financiero.

Estas variables a la hora de las consideraciones seguirán vigentes y serán tenidas en cuenta a a hora de analizar la orientación y los costos.

Nos vemos.

1 comentario:

Anita M. dijo...

Buen post cumpa filómata. Estamos pensando en un encuentro del MPB a ver si le da para venirse hasta la capi que le parece?