10 de septiembre de 2009

Tres años de involución


La Selección desbarrancó después del Mundial 2006. Nunca hubo un plan. Lo que siguió después de Alemania fue un desconcierto. Porque en este presente que encuentra a la Selección en repechaje gran parte de la culpa es la falta de conducción táctica de Maradona, aunque también tiene que ver que Basile dejó un equipo comprometido en la tabla. Pero más allá de los puntos, el problema es el juego y cuál es el objetivo. Porque Coco empezó en el 2006 borrando a los históricos, apostando a los chiquititos y, después de varias derrotas consecutivas, decidió recurrir a Ayala, Crespo y Zanetti. Intentó amalgamar los grupos y la mejor versión fue la Copa América, pero luego del enésimo cachetazo de Brasil en este siglo todo se desmoronó. Y el Coco se fue sin decir su verdad.

Maradona llegó con su impronta, con su encantamiento, que duró muy poco. Y lo hizo con su legado de frases rimbombantes y dijo que había que jugársela por la delantera Messi, Agüero y Tevez para romperles la cintura a los grandotes, cambió, los volvió a juntar con Brasil y ayer terminó jugando sus boletos a la última pelota con el debutante Schiavi y la vuelta de Palermo...

Nos vemos

Fuente: Ole

4 comentarios:

El Conurbano dijo...

yo creo que la involución empezó con la ida de Bielsa. Y disiento con lo de Basile: el Coco se fue con la selección cómodamente adentro del mundial.

pepe dazzo dijo...

Lo lamentable es la enoorme vanidad de Maradona puesta de manifiesto de una manera desafiante en la conferencia de prensa tras el partido, lamentable, un poco de humildad no vendría mal.

El horno es poco para nosotros.

Coincido con UD sobre Basile.

sin dioses dijo...

Hablando de Bielsa, parece que nadie vio el partido de Brasil y Chile, Brasil le mojó la oreja a Chile con un árbitro jugado a Chile a más no poder, con un hombre menos Brasil, le dio clases al pobre pecho frío de Bielsa, no defiendo lo indefendible ¿pero con Bielsa nos fue bien?

kevin dijo...

Bielsa puede ser el mejor de todos por sus conceptos en un marco de jugadores humildes y sin estrellas. Lo que se discute hoy es la capacidad de Maradona como técnico de la selección. No tiene capacidad de mando.