12 de septiembre de 2009

La organización intelectual del odio

Anoche, analizando el debate de la ley de medios, tiraba ideas sobre los pactos y las democracias. Garabatos en un papel tratando de ordenar mis pensamientos y buscándole la lógica a los sinsabores de la historia. Pensaba en los vaivenes de las democracias latinoamericanas; pensaba en los movimientos espasmódicos de la democracia argentina. Un cuarto de siglo de vida con las urnas, con un país destruido por ambiciones conservadoras y la reconstrucción que tanto cuesta. Y hablé de lógicas, porque el andamiaje intelectual de Cobos y su adláteres tiene lógica conspiradora. "Según la teoría de la conspiración, todo lo que ocurre lo ha sido por deseo de aquéllos que se benefician con ello", dice Popper.

Para el imaginario de cierta oposición, la que se reúne alrededor del Cleto Cobos, el poder de los Kirchner predominará por décadas, mucho más allá que los tiempos limitados de un mandato electoral o de la cronología biológica. Así, la ley de medios audiovisuales que hoy está en el centro del debate parlamentario, según esa visión, le dará al matrimonio el control de radio y televisión por los próximos veinte años o más, después de apropiarse, por mano propia o por intermedio de testaferros/socios, de por lo menos uno de los dos monopolios telefónicos que operan en el país. Telefónica y Telecom llegaron, en los años privatizadores de los ’90, entre los aplausos y vítores de casi todos los que ahora los señalan como un peligro para la libertad y la soberanía.

Son actitudes esquizofrénicas, que por un lado acuden al sepelio del actual gobierno y, al mismo tiempo, le auguran vida política interminable.

Fueron casi veintiséis años de una pelea desigual. Pero no sólo desigual por los “fierros mediáticos”, ni siquiera por la timidez de la dirigencia política de perder la mejor boca de expendio para construir imagen electoral. La desigualdad anidaba en dos puntos: el supuesto desinterés generalizado sobre un tema “demasiado específico” y la existencia –hay que decirlo– de hombres o mujeres claves de las primeras líneas de gobierno. Jorge Rendo, gerente de Relaciones Externas del Grupo Clarín, visitó más oficinas de ministros que los defensores de los 21 puntos por una comunicación democrática.

¿O acaso Alberto Fernández no tenía –y tiene– una fluida relación con “el grupo”? ¿Y no la tiene acaso su sucesor en el cargo de jefe de Gabinete, Sergio Massa? ¿Alguien cree que Julio Bárbaro, en los años que estuvo frente al Comfer, intentó hacer algo por democratizar los medios? Fueron muy pocos los dirigentes políticos y líderes de opinión de primera línea que tomaron en serio la idea de que una transformación en el apoderamiento de la palabra era, en el siglo XXI, algo de la misma magnitud que la ley de acceso a la educación laica y gratuita a fines del XIX.

Y hay que señalar que Néstor Kirchner tomó una postura desconocida en los niveles de la política que logró: no negociar nada. Pero, ojo, tampoco hizo un proyecto a su medida, dejó que el núcleo del proyecto fuera el de “los 21 puntos”. Ahora, desde Carlos Pagni en La Nación hasta Pino Solanas en los programas televisivos descubrieron que todo esto es otra farsa K, que todo está armado para “el capitalismo de amigos”. Y que la prueba es el interés de dar un golpe comando y quedarse con Telecom a través de personeros.

Los que piensan así de simple, los que se conforman con las visiones conspirativas, deberían conocer un poco más del poder de las corporaciones telefónicas como para pensar qué tan fácil es terminar con el complejo tema –llegado desde Europa– de que Telefónica de España se convirtió en la controlante de las acciones de Telecom Italia. Pero ellos pueden decir lo que quieren. Y ése es justamente el espíritu que tiene esta ley: que todos puedan encontrar canales de expresión y no sólo Pagni o, cuando les convenga, Pino.

Lo que está sucediendo es una pequeña revolución cultural. La ley no es necesaria para cambiar un monopolio por otro, o para pasar el negocio a unos inversores amigos, sino para democratizar la comunicación, garantizar al ciudadano el derecho a la información y dar voz a los que no la tienen. Es raro, pero los diputados de la tele casi nunca hacen alusión a estos derechos que fueron tratados hasta en sus mínimos detalles, por partidarios y detractores, durante más de veinte años a partir de la mitad del siglo XX. Porque no hay verdades absolutas. Porque la defensa de un punto de vista se puede hacer con convicciones, pero sin quitarle el derecho de expresión a otros. Y ésa fue y es la práctica del monopolio informativo Clarín.

Sería deseable que, de cara al Bicentenario, se puedan contar los hechos –tanto del pasado como los de la actualidad– con una pluralidad de voces que respeten el equilibrio. Parece una consigna reformista, tímida. Sin embargo, requiere de mucho coraje y decisión.

La manipulación de la historia sirvió siempre para organizar intelectualmente el odio.

Nos vemos.


Fuentes: Página 12, El Argentino, Iruya


8 comentarios:

MONA dijo...

Si, es talcomo decís. Hasta el vicepresidente está en la oposición en contra de la Ley.
Cuando reniegan con las mentiras que vos mencionás, yo los percibo impotentes. Porque los legisladores tienen el poder para cambiar los artículos que podrían prestarse para manipulación, o para negociados...
Saludos

musidora dijo...

cómo estamos sufriendo, con una esperanza infinita en que la ley salga, pero vienda tanta alimañana ahí, organizando intelectualmente el odio como decís, se habla de la unión democrática
que sepan que no vamos a aolvidar las miserias que vemos. vamos a guardar los retazos de cada vestidura rasgada x la libertad de expresión, vamos a guardar cada recorte de diario, cada foto. la derecha vestida con jirones de lenguas movilizadoras, cuanta razón

Ernesto Lacanau dijo...

Apruebenla....pronto.

El nuevo Parlamento, el legítimo, la revocará.
El 70% de La Gente así lo quiere.

MONA dijo...

Este parlamento es legítimo, Lacanau... y el posterior al 10 de diciembre, también. Y uD bien lo sabe.
Esta Ley no es del oficialismo, sino de las organizaciones sociales que luchamos por ella. Desde hace tiempo. Tal vez Ud no nos percibió, porque estaba dedicado a la queja y a señalar al "optro" ese que puiensa diferente.
Algunos como Ud dedican su tiempo a la pugna, mientras otros, se encargan de revisar la Ley punto por punto para ver en qué se puede mejorar. Éste es el momento de hacerlo. No esperemos más para liberar la expresión de todos.

Anónimo dijo...

Lean con atencion,por ser de una carta mucho mas larga, que circula en internet, que llama a la REFLEXION: SER VIVO O BOLUDO
Según la aplicación que le damos los Argentinos, "BOLUDO", como concepto, equivale a TONTO,ESTÚPIDO o NEGLIGENTE.
¿Nos calificaríamos así nosotros mismos...?
Por supuesto que no...! Somos los vivos...!!!
Los vivos del matrimonio "k" hacen alianzas con el dictador Chávez, quedando ante en el mundo solos, junto a Bolivia, Irán, y Cuba....,(joyitas.!!!).
Mientras tanto, el "boludo" de Lula se reúne con Obama y los líderes del mundo y Brasil se trasforma en el lider.
Hasta el "boludo" del presidente uruguayo se liberó de las ataduras del MERCOSUR, y abrió su comercio hacia los Estados Unidos.
Por su lado, la "viva" de la "k", da conferencias en Ecuador y Venezuela, a donde viaja con los gastos pagos por todos los vivos argentinos.
La "boluda" de la Presidente de Chile fue invitada para dar una conferencia conjunta con el ex presidente de Francia Jacques Chirac (otro "boludo"...?).
Nosotros los "vivos" argentinos éramos el primer país exportador de carne del mundo; la carne de los "boludos" brasileros era un asco.
Hoy, los "boludos" brasileros son los primeros exportadores del mundo, y los "boludos" australianos los segundos.
El "vivo" del ex, Néstor (el que verdaderamente ejerce poder en nuestro país), prohibió la exportación de carne argentina, generando así una disminución tremenda en la producción de cabezas de ganado, lo que tardará años en normalizarse.
Los "boludos" uruguayos aprovecharon la coyuntura y hoy exportan más que nosotros.
Hace unos años, nosotros los "vivos" argentinos teníamos una compañía aérea importante y los "boludos" chilenos una chiquitita... Hoy, los "boludos" chilenos siguen teniendo la empresa LAN , que se convirtió en una de las más importantes de América, y sus rutas aéreas poco a poco fueron reemplazando a la mayoría de las que tenían las empresas argentinas (cada vez con menos aviones).
Hace unos años, los "vivos" argentinos teníamos a YPF, y a los
"boludos" brasileros no los dejábamos entrar ni con una lata de aceite Petrobras. Hoy, los "boludos" de los brasileros tienen estaciones de servicio Petrobras por toda la Argentina , y el resto de América.
El "vivo" del ex Presidente "K" en lugar de generar políticas de
crecimiento, nos distrajo utilizando su tiempo de gobierno en revivir ODIOS y VENGANZAS hacia las fuerzas militares y de seguridad, desarticulándolas hasta dejarlas reducidas a su más mínima esencia, ya consideradas actualmente inoperables, mientras que al mismo tiempo reivindicó en todo momento el accionar de los subversivos que años atrás sembraron el terror en nuestro pueblo.
La "boluda" de la presidente de Chile (siendo hija de un activista
muerto por las fuerzas militares) en su primer discurso dijo que
"apoyaba a los carabineros, porque eran su ejército, y un país no
puede prescindir de ellos, debiendo crecer mirando hacia delante, y no hacia atrás". Y denunció el caso de desaparecidos truchos, que están vivos exigiendo justicia.
Los "boludos" uruguayos imitaron a los chilenos, y hoy ambos países ya pacificados van creciendo hacia un futuro promisorio... Mientras que los "vivos" argentinos, gracias a la poca lucidez y sed de venganza del ex mandatario, seguimos revolviendo mierda, y mirando para atrás.
La inseguridad jurídica que hay en los Tribunales de los "vivos"
argentinos generó tanta desconfianza que hoy ningún empresario extranjero se anima a invertir capitales en este país, mientras que los que tenían invertido algún dinero acá, antes de terminar con sus empresas ocupadas por "piketeros", o expoliadas por impuestos
confiscativos, las van trasladando hacia los países limítrofes de los
"boludos" uruguayos, chilenos y brasileros, en donde crecen y dan
trabajo a "los de alla".
NINGÚN "VIVO" ARGENTINO REACCIONA...?
No será que en realidad los verdaderos "boludos" somos los "vivos" argentinos...?

Anónimo dijo...

LOS INVITO A LEER EL PROYECTO DE LEY IMPULSADO POR CLAUDIO LOZANO.

ESE PROYECTO NO TIENE NINGUNA FALENCIA. DEJEN DE DAR VUELTAS.

donchango dijo...

A proposito de lo vivos que son en el Uruguay, y en Brasil ya que estamos, pagan 100 dólares por mes de luz. Esa es la viveza que nos proponen. Y lo de "chavez dictador" es bien de gorila, garca. Vayan a otra blogosfera, mejor aun, La Nazión.

musidora dijo...

por qué deberíamos votar el proyecto de lozano??? no entiendo qué idea de la política tiene esta gente. El proyecto que presentó la presidenta fue debatido y mejorado por muchos actores de la sociedad civil, ¿deberíamos olvidar ese proceso? ¿con quién lod ebatió lozano? el mismo bajo el seudónimo de anónimo debe andar x los blogs promocionandolo.
eso no es política, gente
ustedes, leyeron el proyecto que se está debatiendo ahora? en serio
media pila