19 de agosto de 2009

Totalitarismo agrario

Mucho se ha escrito sobre el tema de los derechos de exportación, tanto que ya cansa. Sin embargo, cuando uno lee noticias como esta: Rotundo fracaso de Alfredo de Angeli en el Senado luego de recorrer todos los despachos y encontrarse con puertas cerradas y que estan analizando nuevas medidas de protesta, entre la que no se descartan nuevos cortes de ruta dice que el sector es el mejor ejemplo de intolerancia, intemperancia y desatino democrático cercano a un totalitarismo agrario donde se admiten distintas estrategias y acciones de presión. Alguna vez escribí que los medios y la oposición en actitudes demagógicas habían creado un monstruo de mil cabezas. Es que no se puede entender como la oposición (hoy dispersa) cuando era gobierno en el '83, recibía puteadas del sector que hoy es su "socio por conveniencia". Se terminó la unión transitoria de empresas. La sorpresa de no tener respaldo político a sus reclamos los ha sorprendido tanto que estan buscando el rincón y el oxigeno.

Una enorme sinrazón ha instalado una equivalente confusión en torno de las retenciones y su segmentación. En realidad, la cuestión trascendió a los medios cuando la Resolución 125 pasó a la consideración legislativa. Por entonces, la Federación Agraria apareció como el sostenedor de una segmentación de la aplicación de las retenciones, que nunca tuvo un soporte técnico racional que la hiciera visualizarse como útil para la solución definitiva del conflicto. La FAA nunca creyó seriamente en tal alternativa; sólo la utilizó como herramienta de negociación y, cuando vio la posibilidad de ir por todo en la votación del Senado, trabajó contra su misma propuesta y festejó con champagne en Palermo. No era más que el discurso políticamente correcto para enmascarar el incorrecto, autoritario y prepotente que en los piquetes ruteros enunciaban con la simple consigna “No a las retenciones”.

Un sistema diferenciado y progresivo de aplicación de las retenciones al agro produce una redistribución hacia adentro del sector, de una parte de la renta extraordinaria aportada por aquellos sectores concentrados de la producción que se benefician por sus mayores escalas de uso de la tierra. El Estado resigna sólo una parte de los ingresos por las retenciones y la otra parte la aportan los grandes terratenientes y ‘terrausuarios’”. Al ser pagado por los exportadores, estos derechos se suman a otros descuentos al precio FOB (precio internacional), para conformar finalmente un precio interno, a través del cual afectan en forma igualitaria a todo el universo de productores. Dicho universo contiene desde el punto de vista económico una variedad de escalas y eficiencias productivas, además de importantes diferencias zonales que inciden en la capacidad de generación de la renta. Por esta razón, para corregir la inequidad que la modalidad de captación de la renta genera, es imprescindible implementar un sistema que redistribuya hacia adentro del propio sistema productivo agropecuario, gravando en forma diferencial con mayor carga a las mayores escalas de comercialización y con esos excedentes financiar los reintegros para los sectores intermedios y con subsidios a los sectores más vulnerables.

Hoy las retenciones son una herramienta que ni siquiera los sectores más retrógrados “del campo” pueden descalificar sin caer en el ridículo. Entonces no es descabellado pensar un consenso en torno de retenciones sí, pero con un criterio de racionalidad que las haga sustentables, tanto para las necesidades del Estado como para las de los productores. Ese criterio no puede ser otro que uno que reconozca una renta razonable de la tierra, una tasa de interés razonable al capital invertido para operar la producción y una tasa de ganancia razonable para que el negocio sea sustentable para todos y no sólo para las mayores escalas.

Nos vemos.


Textos agregados: Juan Carlos Pavoni, CASH

4 comentarios:

Mariano T. dijo...

Pensaría lo mismo Pavoni cuando trabajaba en cargill?
La estrategia de ir por la rebaja o eliminación es la correcta. La segmentación la tiene que planear (e implementar, porque no es fácil) el gobierno como solución alternativa que de alguna manera las legitime y rompa el frente agrario.
Mientyras haya segmentación solo en el mundo de las ideas, el bloque agrario va a seguir en la misma.
Y el hecho de que hoy haya mayoría para el matenimiento, se debe solo a que seguimos con la conformación vieja de las Cámaras, que no incorporan hasta el 10 de Diciembre la realidad política que generó la ellección del 28J

El Filomata dijo...

Yo cuestiono la intemperancia Mariano. EL debate debe darse sin presiones y es lo que no quieren entender los duros de la mesa de enlace. Ocurre además, la impronta de revanchismo conspira también.Otra cosa, el lobby no es bueno.
Te saludo

LUCIANO dijo...

La MDE tiene que tomar mucha sopa todavía.

Sino pasan cosas como esto de Roxana:
http://www.rosario3.com/noticias/noticias.aspx?idNot=55559

El que avisa no traiciona, cuidado con los manejos porque asá nadie masca vidrio.

Marche un Sertal para el Loleeee...

Abrazo Claudio

Mery dijo...

Que bueno el posteo compañero, clarísimo a la hora de escribir, bueno eso de los terrausuarios, irá a la nueva ley de arrendamientos el término??
Por lo visto su comentarista MT, sigue con la fantasía de que este congreso es distinto al que viene el 10 de diciembre, creo que a esta altura es obvio que se equivoca.
Me dá gracia que a nadie sorprenda que de angeli va a tocar puertas al congreso para "conversar" con los legisladores. Como se llama eso?? APRIETE.
Pero ya ni eso funciona, son piantavotos, esta gente, hasta la oposicion se dió cuenta. No se dan cuenta que se están quedando solos no los atiende nadie, ni los que antes los apoyaban...
Que se entienda no existe un congreso nuevo que les vaya a regalar a una parte minúscula y riquísima, lo que es del pueblo. Perdón por ser reiterativa.
cariños compañero.
y de nuevo gracias por el apoyo incondicional que me dá en mi blog, lo valoro mucho.