15 de julio de 2009

Lobbying para el FMI

Juan Jose Llach, ex funcionario del gobierno de Menem y luego de De la Rua, fue ayer la niña bonita de los medios hablando de inflación, de Moreno, de endeudamiento, de la caja del gobierno que tiene que pagar los intereses de la deuda externa con plata propia porque no puede acceder a créditos internacionales. En fin un combo de conceptos que tienen como único corolario la venta de la idea de volver a tomar fondos del FMI.

Predica que la mayor demanda que puedan hacer los gobernadores e intendentes para financiar gastos corrientes se encuentra frente a la caja del Estado casi famélica, entonces a los fines de lograr que esos fondos alcancen hay -segun su criterio- dos caminos: ajuste o recuperar la confianza diciendo la verdad con el INDEC y negociar. ¿Negociar, con quien? ¿Con los tenedores privados de la deuda? ¿Con el Club de París como el desea?

Martin Redrado y Sergio Massa también piensan que es necesario volver al FMI junto a ellos muchos de los candidatos de las elecciones pasadas. Los argentinos conocemos sobradamente cuales son las condiciones que exige el FMI para acceder a lineas de crédito. No han cambiado nada desde que Kirchner decidiera cancelar la deuda con ellos: ajuste fiscal logrando superávit via aumento de tasa de impuestos, restricción monetaria, rebaja de sueldos de la administración pública, congelamiento de vacantes, aumento de las tarifas de servicios públicos entre otros requisitos.

Desde que Argentina desechó -en este gobierno- las recetas del FMI y avanzó con su propio plan económico se registró el mayor crecimiento del PBI de nuestra historia. Para ampliar lo que decía Llach sobre el rejunte de dinero que necesitamos para cancelar compromisos de la deuda, es cierto, recurrimos al superávit fiscal del Tesoro, los saldos positivos de ls entes descentralizados, los fondos de las AFJP en manos de la ANSeS, los ahorros del Banco de la Nación Argentina, emisión de deuda colocada con Venezuela, lo que no es poco para "manejarnos con lo nuestro" como decía en mi post "bases para el consenso".

Es cierto que necesitamos ese shock de confianza en los conceptos; la opinión de los gurúes de la citi espatan y cualquiera puede en pánico, cambiar de portafolios y comprar dólares o euros y después vueltas de rosca y todo un escenario mefistofélico. En los últimos 12 meses se retiraron (y no quiero utilizar la expresión genérica fugaron porque es = a espanto) 25.000 millones de dolares, que es algo así como la cantidad de dinero que necesitamos para cancelar deuda de aqui hasta el 2011.

De una manera encubierta, la confianza que pregona Llach es la confianza que se le puede generar al FMI; tengamos presente que ese retiro de fondos se dió en un contexto internacional complicado, en el medio de una feroz pelea por los derechos de exportación y por la falta de credibilidad de las estadísticas oficiales. Creo que es preferible seguir adelante sin mayores ambiciones que lograr superávits menores a los que tenemos, racionalizando gastos (si es necesario) y privilegiando la atención de situaciones de emergencia social; lo contrario (ir al FMI) sería más ruinoso que en los noventa.

Nos vemos

4 comentarios:

MÓNICA ADRIANA dijo...

ESTE INÚTIL FUE MINISTRO DE EDUCACIÓN CON LA DE LA RUINA!!!!

Fede dijo...

Si existiera un antonimo multivocablo de soberania, este seria "organismos multilaterales de credito". Algunos han tenido que fallar y otros que acertar por completo para que gran parte de la poblacion no sienta horror y espanto de relegar, regalar y entregar su soberania por un par de dolares para pagar una deuda que es en tanto ilegitima en parte por el crecimiento desmedido que adquirio durante gobiernos ilegitimos, y luego, por los beneficiarios locales de la estatizacion de pasivos, que nunca se cansan de volver a pedir los mismos medios para los mismos fines, de cuya prediga se desprenden futuros poco esperanzadores para quienes debieran ponerles un bosal a estas palabras.

eduardo j. dijo...

ANOCHE CON EL MISERABLE DE LONGO...Llach urgió ..Lo que haya que hacer debe hacerse rápido..!!!!!es decir si no lo hacen ,lo hacemos nosotros pero sin uds..Las operaciones de los medios se parecen a la solución final del tercer reich ,lamentablemente....

Ricardo dijo...

Si el Gobierno les hiciera caso se quemaría. Y en 2011 ganarían ellos.
Y ya esas medidas impopulares que quieren implementar las habria pagado el kirchnerismo.
Y si el Gobierno no retrocede y ellos igual ganan en 2011: ¿como transan con el FMI, ajustan y congelan sin que el país se oponga?
¿Con la prensa o el Estado vuelve a reprimir?
Quiero, de paso, reconocer desde mi corazón el hecho de que el kirchnerismo no haya reprimido nunca. Ni a los piqueteros en 2003 ni a los agrogarcas en 2007.
¿Habremos aprendido algo de eso?