26 de marzo de 2009

El silencio de Alcorta

Esta Federación Agraria no es la de Humberto Volando. Algo ha cambiado para que hoy estén en la misma vereda que las de sus enemigos históricos. Un notable proceso de giro a la derecha la llevó a abandonar las principales banderas que dieron origen a la entidad, la defensa de los postulados del Grito de Alcorta, son meros discursos. Cambió el sujeto asociado a la Federación Agraria. Cambio la idiosincrasia dejándose atrapar por la influencia del paquete tecnológico que combina: soja transgénica + siembra directa + herbicida glifosato. Este incentivo hizo que dejaran de diversificar el uso del suelo y se volcaran masivamente a la soja.

Muchos se transformaron en rentistas porque conviene más arrendar que producir, generando un formidable proceso de concentración de capital y uso del suelo. No se hizo esperar la explosión de socios activos (más de 6 mil). A partir de allí empieza un proceso de defensa de intereses de productores de la pampa húmeda con extensiones superiores a 200 hectáreas, quedando fuera las defensas a los pequeños productores. No podría ser de otra manera.

En esta mutación se ha aliado a Aapresid (Asociación de Productores de Siembra Directa), la entidad que mejor representa los pools de siembra y a las organizaciones empresariales y técnicas que apoya la filosofía del cultivo de la soja transgénica. Cuando Federación Agraria sostenía las banderas del Grito de Alcorta estaba en las antípodas de Aapresid, pero cuando las cuatro entidades conformando la Mesa de Enlace se unieron en defensa de este paquete tecnológico, al cerrar filas con esta asociación, empezaron a ser la misma cosa. Ahí esta el vuelco a la derecha.

José Luis Livolti es un pequeño productor agropecuario que cría cerdos en la localidad santafesina de Arroyo Seco. Es coordinador nacional del Movimiento Campesino Liberación, una corriente interna de Federación Agraria que desde el inicio del conflicto cuestionó a la conducción de la entidad. Afirma que “hay una actitud destituyente muy fuerte con el único objetivo de bajar las retenciones”, pero remarca que “la mayoría de los productores que apoyaron el conflicto y salieron a las rutas el año pasado hoy no están saliendo”.

Livolti sostiene una particular definición de los intereses que defiende la Federación Agraria: No se puede sostener la defensa de los pequeños productores y de los agricultores familiares junto a Hugo Biolcati. Ya sabemos cuál es la tradición de la Sociedad Rural. Es una entidad que chorrea sangre. Yo estaba detenido en Corrientes cuando el presidente de la Sociedad Rural de esa provincia era el capitán del Ejército Juan Carlos De Marchi, quien fue juzgado por crímenes de lesa humanidad. Tampoco se puede defender a los pequeños productores junto al vicepresidente de CRA, Néstor Roulet, quien en un acto en Venado Tuerto dijo que a este país lo hicieron grande el campo, el Ejército y la Iglesia.

Posteado acá, leo estoDebemos suponer que si Humberto Volando (Diputado al fin de sus días por la Alianza Frepaso) viviera estaría del lado del gobierno, que la Federación Agraria estaría luchando por aumentar las retenciones a los sectores Monopólicos y Oligopolicos de la Oligarquía Vacuna y de los terratenientes de las familias patricias del país. Pero hete aquí que la Federación Agraria que levanta las banderas de la CTA, que defiende la biosfera, que recibe el apoyo del banco Credicoop, que levanta las banderas la propiedad cooperativa, que defiende el uso y la tenencia de la tierra, en realidad esta aliada en el paro agropecuario a la Sociedad Rural. Es decir lo mas enemigo al pequeño productor que hubiera enfrentado Humberto Volando desde la Federación Agraria. Pero son aliados”.

El Grito de Alcorta se transformó en el Silencio de Alcorta. La derecha se mudó a Armstrong.

Nos vemos

Foto: El día de el Grito de Alcorta


2 comentarios:

johnny monsanto dijo...

No estoy de acuerdo, la F.A. mantiene su independencia dentro de la mesa de enlace.

Daniel de Rosario dijo...

De acuerdo con su escrito, este domingo estuve en Parque Villarino, Zavalla, y me acerque a una plantación experimental de acauciles, grandioso pensé que mal utilizado está gran parte de la explotación, no puedo creer que la lechuga este a $ 12 en el mercado, que nos pasa, nadie quiere trabajar. Te va a sorprender pero tengo una planta de limón en el balcón y vivo en pleno centro de rosario.

Siempre le digo a mi mujer cuando vamos al campo, me acerco al alambrado y le digo…sabes cuantos limones tendría aquí?

Nos quejamos de lleno, pero el tiempo no es eterno, mas para aquellos que ignoran la rotación de cultivo.


Saludos.