18 de febrero de 2009

La renuncia que falta

Alguna vez dije que cada vez que la Presidente viaja al exterior me agarra un miedo padre quedando Cleto de Presidente.

A raíz de uno de los viajes al exterior, allá por el mes de Setiembre de 2008, Orlando Barone escribió este artículo en Cartas Abiertas que tituló El Vicepresidente Omnipresente.

Como siempre desde aquí, colaboro incansablemente con la causa que creo que es la de los hombres políticos serios, éticos: la renuncia de Cobos.

"Si la presidente no vuelve pronto, Julio Cleto Cos va a continuar su programa presidencial deseándole suerte a Antonini Wilson y en enviándole una felicitación al fiscal de Miami. Y si le da el tiempo de expresarle solidaridad a Estados Unidos, diciendo que no es verdad que el capitalismo cae por el efecto jazz, sino que seguirá lo más campante porque es indestructible.

Lo que esta haciendo Cobos en ausencia de Cristina Fernandez, es un intenso trabajo de activista opositor oficialista. Y de actor secundario que quiere robarle la película a la estrella aprovechando que la estrella, que hace poco se extravió entre los silos, esta siendo desiluminada por la sombra de una valija.

Cobos corre maratones. Va al teatro de la calle Corrientes. No se pierde la Copa Davis. Seguramente sacó entradas para ver a Madonna, estará en primera fila en la fiesta de la vendimia y ya debe de haber mandado por su lado alguna contraoferta mejor a los bonistas. En rango de ocasional presidente, recibió a Macri y a Micetti y al dirigente agrario Buzzi y en cualquier momento llama a Benedicto XVI por teléfono y le ofrece garantías de que en la Catedral cuando él gobierne va a hacer "tedeum" todos los domingos. Se entusiasmó tanto con la decisión letal de su voto granario, que quiere seguir decidiendo.

Aunque todo cuanto haga desde el poder, es como un facsímil de fogueo. Sale en las fotografías pero no sale en los decretos.

En una semana de presidente, Cobos esta haciendo lo que cualquier adolescente hace cuando la familia se fue de vacaciones. Travesuras, ocurrencias, ocupar la cama grande, llevar a amigos escandalosos que arman ruido en el barrio y lo hacen famoso. Pero la familia al final vuelve y el tiene que dejar la cama grande y volver al cuarto del fondo.

La ansiedad actual de Cobos se justifica, porque en lo que resta de mandato no va a poder canalizarla en su función ejecutiva. Porque su función es "desejecutiva". Ya tuvo la máxima actividad en aquel arrebato victorioso. La lotería pasa excepcionalmente en la vida. No toca igual dos veces. El podrá seguir multifacético y ubicuo. Podrá tener audiencias con quien quiera que sea contrario al Gobierno. Que son tantos, que van a ser la cola más larga que hubo desde 1955. Y el 17 de octubre podrá ir a comer al Jockey Club y a poner ofrenda floral a la tumba del Almirante Rojas. Pero desde ahora, Cobos le irá siendo difuminado hasta el último suspiro de vicepresidente en ejercicio. Será como una estatua viviente.

Y acaso llegue a ser un excepcional caso histórico. El de un vicepresidente virtual omnipresente."

Cobos, sépalo, detrás del miedo esta la libertad.

Nos vemos

2 comentarios:

johnny monsanto dijo...

Eso les pasa por querer destruir la base política de la democracia, que son los partidos políticos.
Ahora yo no soy cobista ni mucho menos, pero hay que estar en su lugar con el giro al pejotismo que tuvo este gobierno en el último año.

el filomata dijo...

Johnny, el se equivoca cuando cree que es senador. Y no lo es, es el vicepresidente de la nación. Forma parte del Gobierno y como tal, forma parte de un proyecto político y de gestión.

Al votar en contra, esta votando contra la gestión lo que significa que si no esta de acuerdo debe irse. Por etica, por sentido común.

Por eso le digo que detrás del miedo (que el verdaderamente siente) esta la libertad, aún cuando desde el peronismo se lo deje actual libremente. Los hombres políticos serios renuncian, como lo hizo el compañero Chacho Alvarez.

Y que no me venga con el verso que no lo hace porque tiene una carga pública.