10 de agosto de 2008

LA NIEBLA SE FUE, QUEDAN LOS GORILAS

LA IMPOTENCIA ES MALA CONSEJERA. LOS MUCHACHOS ESTÁN SOLOS Y ESPERAN QUE COLAPSE LA GESTIÓN. PERO CREO QUE ES TIEMPO DE PREOCUPARSE EN SERIO DE LAS COSAS QUE PASAN EN LA PROVINCIA PORQUE LO QUE ALLÍ PASA, REPERCUTE EN NUESTRA CIUDAD.

Mucho pensé sobre el término “gorila”, aparece hacia fines del primer peronismo, y creo que es la respuesta a este estigma de cabecita negra. “Gorila”, hacia fines del primer peronismo, tiene una productividad muy importante. Es un término que reafirma un lugar y descalifica al descalificador. El descalificador queda al descubierto como alguien que tiene una mirada no igualitaria, que no reconoce derechos, que tiene una mirada discriminatoria.


Yo creo que el significado es básicamente anti popular. En este caso no es sólo el que rechaza a los sectores populares, sino, en particular, al peronismo. La política real siempre tiene una serie de dificultades, pero uno se encuentra con que la mirada anti-veguista había provocado como reacción una coalición cívica que integraba a distintos sectores, que coincidían básicamente en su antiperonismo. No había que hacer demasiado esfuerzo para encontrar cierta connotación anti popular en esa alianza.

Precisamente por lo que dije en mi artículo anterior, cuando hablaba de los jinetes del apocalipsis. Es más, como si fuera la protesta del campo, hoy se juntan radicales, peronistas disidentes, socialistas, ex - militares y algunos independientes de la ultraderecha, para embarcarse en la aventura eleccionaria del año que viene, rumbo a la intendencia. Preciado trofeo de las vitrinas radicales hoy en manos del peronismo y con vista segura a continuar gobernando la ciudad.


Algunos piensan que es tiempo de revancha. Esta visión de revancha es estrecha. La sociedad ha madurado. La sociedad requiere otra cosa. Requiere dinamismo, igualdad de oportunidades. Los bastiones gorilas persisten en instituciones consideradas claves o propias por creación. Aquí me voy a detener un ratito para descular el entramado de las tarifas de agua potable en nuestra ciudad. Al decir del jefe de bancada opositora a BVD “para que vamos a debatir o pensar otras alternativas si las cosas entre el ejecutivo y la cooperativa están acordadas”. Cómo? Si fuere así que? Ambas partes no pueden consensuar lo que es mejor para los usuarios? Y antes, como era la cosa?


Hoy el joven concejal de la oposición habla de autoritarismo. Realmente me parece que utilizar esa terminología es como se dice, gastar pólvora en chimangos. Después de toda la experiencia cruel que tuvo la Argentina con las dictaduras, usar la palabra “autoritarismo” de manera inconsciente e irresponsable me parece una exageración.


La impotencia es mala consejera. Los muchachos están solos y esperan que colapse la gestión. Pero creo que es tiempo de preocuparse en serio de las cosas que pasan en la provincia porque lo que allí pasa, repercute en nuestra ciudad.


La provincia de Santa Fe está pasando por una turbulencia que puede terminar con el vuelo en cualquier parte. El pasado de 6 de Agosto, los intendentes y presidentes comunales se encontraron con la novedad que se terminó la plata del gobierno provincial. Que las cuentas no cierran y que los fondos que dejó Obeid no eran tales. Más aun, posiblemente cuando esta columna de opinión llegue a la calle, seguramente debe estar caminando la reforma impositiva que diseñó Binner para sostener el gasto público provincial. Y yo coincido con él, porque no puede haber sectores que ganan fortunas formidables y están exentas del pago a las ganancias o a los ingresos brutos.


El intendente de Rafaela enojado quiere saber como hace para hacer esperar a las empresas seis meses sin cobrar un solo peso. Y los expedientes abiertos y en carpeta, como siguen? recuerdo que el intendente de Venado Tuerto dijo que tendrá que pensar en despedir personal y mantener los servicios esenciales.


El Gobierno provincial continúa en la realización de diagnósticos sobre la sequía que azota en el norte de Santa Fe, mientras la crisis y la falta de soluciones a problemas acuciantes avanzan, dejando cada vez más relegada a gran parte de la región. Como parte de asistencia al sector agropecuario ante la emergencia, el Estado provincial puso a disposición de los productores afectados por el fenómeno líneas de créditos del Banco Credicoop y del Nuevo Banco de Santa Fe.


Al respecto, Bertero indicó que “las líneas de crédito son con tasas subsidiadas al 100% durante el primer año”. También señaló que “para aquellos productores no bancarizados hay créditos disponibles que son canalizados a través de las Asociaciones para el Desarrollo (AD), de hasta 5.000 pesos; y en caso excepcionales en que el crédito no alcance, existe la posibilidad de otorgar dos créditos por la limitante del monto”.


La espada de Damocles que denuncié en un artículo anterior relacionado con las finanzas municipales pende de un hilo que cada vez está más débil.


Veamos un poco, los recursos municipales acotados por los recursos no reintegrables, todos dependen de los de su propia jurisdicción y si estos están acotados también por la actividad económica y por una cultura de compromiso desinteresada con la comunidad toda, los ejecutivos municipales o comunales pueden hacer muy poco. Ni que hablar de los créditos que pueda otorgar la provincia. Están parados. Aun cuando dice Binner –y es cierto- la provincia no tiene un agente financiero como lo era el Banco Provincial de Santa Fe.


Lo dije antes y lo repito ahora: pasar un año convenciendo a propios y extraños que está todo bien mientras se aplican los nodos, las asambleas ciudadanas pueden resultar una cortina de humo para los verdaderos problemas.


Mientras tanto, los gorilas agazapados esperan no se qué. Pero bien que podrían ponerse a pensar cómo hacer para mejorar la oferta de obras de infraestructura. El desafío es su propia capacidad de gestión. Fuera el viejo caudillo radical, quien sino el ahora Director de Desarrollo Social zona norte tiene experiencia ejecutiva. El resto, y habrá que ver.


Los hombres viven tranquilos si se les mantiene en las viejas formas de vida. La incredulidad de los hombres, hace que nunca crean en lo nuevo hasta que adquieren una firme experiencia de ello. La naturaleza de los pueblos es muy poco constante: resulta fácil convencerles de una cosa, pero es difícil mantenerlos convencidos. (Maquiavelo)


No hay comentarios: