7 de febrero de 2009

Veo tantas cosas..!

“La política volvió a la Argentina a comienzos de los años 80, luego de ocho años de las más sangrienta y oprobiosa dictadura, en un contexto muy particular, de enormes cambios, perplejidades e incertidumbres. Entonces, pensamos que el diálogo y el compromiso entre las fuerzas populares debía ser el motor que haría avanzar a la democracia. Y no nos equivocamos”

“Una sociedad democrática no existe sin diálogo, que hace posibles los disensos pero también y de manera sobresaliente, los acuerdos y consensos. Esa convivencia necesita que las actitudes cooperativas predominen sobre las conflictivas. Los conflictos siempre están presentes en la sociedad como expresión de la multiplicidad de intereses y aspiraciones; pero no sintetizan, amortiguan y adecuan, solo terminan siendo superados a través de la imposición o negación del rival.”

“Buscar ese diálogo y acuerdo es responsabilidad del Gobierno, sobre todo cuanto éste goza de una amplia base de apoyo electoral y respaldo parlamentario. Pero también es responsabilidad del conjunto de las fuerzas y partidos de la oposición que no deben ensimismarse en confrontaciones reactivas o perderse en soliloquios solitarios. Ahí están como expresiones de estas divisiones, los enfrentamientos entre unitarios y federales, entre la causa yrigoyenista y el régimen oligárquico, entre conservadorismo restaurado en 1930 y el radicalismo proscripto, entre el peronismo y el antiperonismo y también entre el peronismo de uno y de otro extremo.”

“Construya entonces, el Presidente su partido fuerte y renovado y sepan los dirigentes de la oposición hacer lo propio, porque no hay democracia sólida sin un sistemas de partidos representativos que expresen las diferentes ideas e intereses de la sociedad”

Sobre la base de este artículo del ex – presidente Alfonsín editado en el 2006, haré una reflexión brevísima del arco político y de los actores: veo a aquellos que creen representar fielmente a los sectores de la sociedad; veo a los que creen que la vida de las personas es dinero o cosas; veo a los que tiran recetas fáciles para superar años de atraso neo liberal; veo a los que perdieron el sentido de la ética; veo a aquellos que dicen que hay buen tiempo y afuera esta lloviendo; veo a aquellos que impolutos esconden sus errores y fracasos; veo a aquellos que solo quieren llegar para arreglar sus cosas, cuidar su bosque, su quinta; veo los nostálgicos; veo a los que creen que se viene el diluvio universal y no quieran quedar afuera del arca santa y mística; veo a los que luchan por una patria justa, libre y soberana; veo tantas cosas que me animo a decir que sobre el escenario,

  • Están los que saben

  • Están los que no saben, pero creen que saben

  • Están los que no saben, pero saben que no saben

Nos vemos.


5 comentarios:

johnny monsanto dijo...

Hola! yo veo una sola cosa, la presidenta está en la opción del medio de las tres. No les parece?
gracias

el filomata dijo...

Naaa, johnny... amigo...

La Pipi dijo...

Agrego nueva categoría:
Están los que creen que no saben, pero saben...

(Lo que pasa es que los medios masivos de des-información tratan de convencerlos de lo primero)

Un día salio el sol dijo...

En cambio yo ubicaría a Biblita en la tercera y de ahí viene la afloración de su personaje.

MONA dijo...

No sé si es cuestión de saberes...
Si. Hay de los que saben y de los que no. Nadie es tan sabio al punto de conocer todo. Y viceversa. La política es una construcción colectiva. Pertenece a todos los argentinos, Has a aquellos que dicen que son apolíticos, porque el "no te metás" es una de las versiones de la política, la más necia, en mi entender...
Entonces, si los que gobiernan saben, lo pueden aplicar, y si les falta saberes, pueden asentarse en los que saben. Y la oposición, si es madura, puede ayudar, dar su punto de vista, sumar, porque si nos va bien, a ellos también.
Yo no valoro tanto a los que saben, como a los que tienen la apertura para aprender, que es el camino de la mejora. Acaso nosotros sabemos todo? Individualmente no, pero la fortaleza la da el aprendizaje que hacemos unos de otros.
Para mí, hay muchos en política que saben mucho, pero perjudican al País, porque utilizan esa sapiencia para beneficios personales o de sectores. Se equivocan, porque la política es un servicio al País.
Saludos